Las Provincias

Grezzi se graba en bicicleta mientras incumple las normas de tráfico

Grezzi se graba en bicicleta mientras incumple las normas de tráfico
  • El concejal circula en bici con el móvil en la mano, ocupa el carril contrario y, en una imagen de Facebook, para el tráfico como si fuera un policía local

El concejal de Movilidad Sostenible se grabó el pasado 24 de diciembre incumpliendo presuntamente al menos dos artículos del Reglamento General de Circulación, por los que se expone a multas que van de los 80 a los 200 euros, según ha podido saber este diario de fuentes policiales. El vídeo en cuestión, colgado en su propia página de Facebook, lo grabó el concejal con un teléfono móvil mientras circulaba por el nuevo carril bici de la calle Guillem de Castro durante al mañana de la pasada Nochebuena.

En las imágenes, que al cierre de esta edición aún se podían ver en el perfil personal de Facebook del concejal de Compromís, se observa a Grezzi incumpliendo dos artículos: el 18 y el 29. El primero de ellos habla de la prohibición de circular con «dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos útiles». El concejal Grezzi circula todo el trayecto, de un cuarto de hora de duración, entre Guillem de Castro y el Pont de les Arts, junto al IVAM, con una mano en el manillar y otra llevando el teléfono móvil para grabar y emitir el recorrido en directo a través de su página de Facebook. Las mismas fuentes policiales aseguran que también incumple la Ordenanza de Circulación del Ayuntamiento de Valencia, que en su artículo 40 impide a los conductores de bicicleta utilizar dispositivos móviles durante la conducción. Además, las propias recomendaciones municipales para ir en bicicleta por la ciudad inciden en la necesidad de mantener ambas manos sobre el manillar: «Reaccionarás más rápidamente ante cualquier imprevisto y la distancia de frenado será menor».

El segundo artículo, el 29, es más genérico pero recuerda la obligatoriedad de circular por la derecha. El nuevo carril bici del anillo ciclista tiene dos direcciones, una para cada sentido de la circulación, y el concejal, que en el vídeo forma parte de un grupo mucho más amplio de ciclistas que «inauguran» junto a él el carril bici que había terminado de construirse la noche anterior, invade en varias ocasiones el sentido contrario sin que, eso sí, se acerquen ciclistas por esa dirección. No es la única infracción que, presuntamente y siempre según fuentes policiales, cometió el concejal aquella mañana. Según una imagen compartida por participantes en aquella marcha en el perfil público de Grezzi, se le ve en el paso de peatones de Guillem de Castro ante la calle del Hospital parando el tráfico. Lo hace descabalgado de la bici, pero con el semáforo en verde para los coches, que esperan así a que pasen todos los participantes en la marcha mientras Grezzi ocupa el paso de cebra. Cabe recordar que ningún edil puede suplantar las funciones de un agente de la autoridad ni dirigir el tráfico, tal como aseguran distintas fuentes policiales consultadas por LAS PROVINCIAS. En este caso, indican, incumple los artículos 124 y 145. Este diario intentó ayer ponerse en contacto con Grezzi sin éxito.

«Nulo respeto a la ley»

Estas infracciones de Grezzi llaman la atención porque es el mismo concejal que ha insistido en varias ocasiones (o fuentes de su entorno) en que los culpables de los accidentes en Barón de Cárcer son las víctimas que cruzaban sin mirar. Además, es bastante habitual, en el Twitter del edil de Compromís, leer críticas y hasta insultos a vecinos que le preguntan, en ocasiones con malos modos, a través de redes como Twitter. El día 12 de diciembre tuiteó sobre la información que apuntaba que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, había aparcado en el carril bus de la Gran Vía de Madrid para ir a comprar: «De vergüenza: abuso de poder y de privilegios, nulo respeto a las leyes y ordenanzas, pésimo ejemplo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate