El 'macrobotellón' llega a las calles de Nazaret

El 'macrobotellón' llega  a las calles de Nazaret

La asociación de vecinos destaca la coincidencia de la concentración con la celebración de los conciertos del Marenostrum

LAURA GARCÉS

El 'macrobotellón' ha llegado a las calles de Nazaret. Y lo ha hecho en los últimos días, al mismo tiempo que en la Marina se celebraba el macroconcierto Marenostrum que, tras una sonora polémica, no tuvo lugar en Alboraya como en un primer momento estaba previsto.

Los vecinos de Nazaret se encontraron ayer por la mañana con la plaza y el paseo del Levante U.D. sembrado de muestras de que allí había tenido lugar una fiesta. Botellas vacías, papeles, vasos expandidos por la calzada, servían de prueba de lo acontecido durante la noche: un 'macrobotellón'.

Julio Moltó, vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Nazaret, denunció la situació. Lamentó el rumbo de los acontecimientos en un lugar donde «hasta ahora no teníamos 'macrobotellón'. Se veía algo, pero de menor magnitud, no era tanto».

En los últimos días la situación ha cambiado. «El jueves ya se vio, pero el viernes por la noche fue más todavía». La descripción que facilita Moltó sitúa la celebración del 'macrobotellón' «junto al puente de Astilleros, en las inmediaciones del concierto, concretamente en una de las entradas al mismo, que era la de la Marina Sur».

El hecho de que esta práctica haya llegado hasta esta zona de la ciudad ha sembrado «el descontento» entre los vecinos, que ven cómo ahora esta circunstancia se añade a todos los demás problemas que habitualmente soporta esta zona de la ciudad: «Ya nos han quitado la playa, la huerta, el río».

Moltó recuerda que al tener noticia, «en el último momento», de que el macroconcierto se iba a celebrar en «la Marina remitimos un escrito al alcalde en el que le decíamos que nos sorprendía». Les preocupaba que pudieran derivarse ruidos u otras molestias para los ciudadanos que residen en la zona. Finalmente se encontraron con lo denunciado por Moltó y con la inquietud de que se repita porque la elección del espacio para el macroconcierto «es para dos años como mínimo».

La asociación de vecinos no comparte la postura del Ayuntamiento porque «actúa al margen de los vecinos. Están revisando el plan de usos de la Marina sin contar con ellos».