Los empresarios reclaman que se respeten las licencias

La Federación de Ocio y Turismo se reúne con Sandra Gómez y exige que las salas «no hagan lo que no tienen permitido hacer»

Á. S.

valencia. «Que los restaurantes sean restaurantes y los salones de boda, salones de boda». Con estos ejemplos explicaba ayer el secretario general de la Federación de Ocio, Turismo, Juego, Actividades Recreativas e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana, Juanjo Carbonell, su petición de ayer a la concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, durante la reunión que representantes de la entidad mantuvieron con la edil.

Las conversaciones de dicha reunión fueron «muy fructíferas para nuestro sector», según Fotur. Entre otros temas se exigió al Consistorio que hiciera cumplir las licencias: «No queremos que haya establecimientos que invadan horarios de cierre. El sol sale para todos».

La reunión también trató otros temas como la posibilidad de abordar ciertas medidas «para combatir las arbitrariedades existentes en el ocio nocturno, entre ellas los horarios, el botellón, sobre las terrazas tal y como están reguladas en la Ordenanza de dominio público, así como el acuerdo para crear mesas de trabajo con asociaciones de vecinos, autoridades y Fotur, para ocuparse de estos asuntos», según la entidad.

Al respecto del problema del botellón, Carbonell explicó que España ya tiene «las copas más baratas de Europa». «En países como Escocia o Noruega, una copa en un bar puede costar entre 15 ó 20 euros, y nosotros no podemos bajar más las copas y ponerlas a 3-4 euros si queremos seguir ofreciendo alcohol de calidad», comentó el secretario general de Fotur. «El botellón está causando un grave problema a los jóvenes, habrá que unir también al comercio para que se abstengan de vender alcohol», aseguró Carbonell.