Federico Martínez Roda: «Hay una cultura valenciana y tenemos que estar unidos»

Martínez Roda, en uno de los despachos de la RACV. :: DAMIÁN TORRes/
Martínez Roda, en uno de los despachos de la RACV. :: DAMIÁN TORRes

El catedrático resalta la labor de asesoramiento que realiza la institución y lamenta que el Consell no recurra a sus expertos

ISABEL DOMINGO

El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Católica de Valencia, Federico Martínez Roda, se pone al frente de la nueva junta directiva de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), caracterizada por la presencia de profesionales del mundo académico.

¿Qué retos afronta como nuevo decano de la RACV?

El reto principal es que sea una academia reconocida por todos los valencianos y que épocas pasadas queden en el recuerdo y no sean materia de enfrentamiento. Ya en temas más concretos tenemos que realizar una mayor proyección exterior, fortalecer las publicaciones y que las secciones sigan prestando un servicio a aquellos que lo piden, como gestores culturales o ayuntamientos que nos solicitan dictámenes. Es curioso que tengamos más peticiones de la Administración local que de la autonómica, que se ha dotado de otros órganos consultivos.

En ese sentido y debido al bagaje intelectual de los académicos, ¿no han considerado hacerse valer como órgano asesor?

Nosotros estamos en disponibilidad. Al haber sido una academia inmersa en la política no ha sido tenida en cuenta. Hay que cambiarlo. Y no hay que olvidar que muy pocas comunidades tienen reales academias. Si no la tuviéramos, seguro que se haría victimismo.

¿Cómo explicaría a los jóvenes que es la RACV, que acaba de celebrar su centenario?

Trabajamos por los valores culturales valencianos. Por ejemplo, podemos ayudar a aquellos que están elaborando su tesis doctoral pues tenemos previsto un concurso de tesis sobre temas valencianos para el que ya tenemos patrocinadores. Un joven universitario va a ver en la academia una posibilidad de difusión científica, que es uno de los temas en que queremos centrarnos.

¿Hace falta que los valencianos nos fijemos más en nuestras instituciones? ¿Cómo se potencia su conocimiento?

Las instituciones valencianas deben ser conocidas porque son las que articulan una sociedad. Hablo de la administración pero también del Tribunal de las Aguas, del Puerto, de Lo Rat Penat... Lo primero que debemos hacer es tener mayor presencia en redes e internet y mantener relaciones con los cronistas de los distintos municipios porque las fiestas de los pueblos, por ejemplo, tienen muchos componentes culturales.

¿Ha mantenido ya alguna conversación con el Ayuntamiento o la Generalitat?

Acabamos de enviar la notificación del nombramiento como decano por lo que aún es pronto. No obstante, no hay que olvidar que el presidente de la Diputación es presidente de honor de la RACV y el alcalde de Valencia, el vicepresidente de honor.

Es inevitable mencionar la lengua valenciana y los versos censurados de la poetisa Ampar Cabrera en el libro fallero al estar escritos con su normativa. ¿Cómo ha vivido este conflicto?

El debate de la lengua, y teniendo en cuenta que cuando empezó la Comunitat estaba por encima de la renta de España y ahora está por debajo, es algo que nos debe hacer reflexionar. Y los problemas de financiación que tiene esta Comunitat guardan relación con la sensación que tienen en el exterior de la división de los valencianos. Esta academia no va a favorecer en absoluto cualquier tipo de división; al contrario somos una Academia de Cultura Valenciana porque entendemos que hay una cultura valenciana. Por ello, tenemos que estar unidos y buscar puntos de unión en los temas que nos desunan.

 

Fotos

Vídeos