¿Cuántos nombres ha tenido la plaza del Ayuntamiento de Valencia?

El convento de San Francisco que luego se convirtió en plaza del Ayuntamiento en el plano de Tosca del siglo XVIII./
El convento de San Francisco que luego se convirtió en plaza del Ayuntamiento en el plano de Tosca del siglo XVIII.

El origen se remonta a Jaime I pero su configuración actual da comienzo a fines del siglo XIX e inicios del XX

JUAN SANCHISValencia

El debate sobre las señas identidad marcó la Transición en la Comunitat. Desde la distancia parece que hubo algunos momentos en los que se rozó el esperpento. Uno de ellos fue qué denominación dar a la plaza que durante 40 años se había conocido como plaza del Caudillo.

anécdotas de la historia

La plaza tomó el nombre del Caudillo al finalizar la Guerra Civil española. Tras las primeras elecciones democráticas en 1979, en las que fue elegido alcalde el socialista Ricard Pérez Casado, se abrió un amplio debate sobre qué denominación darle pues había que eliminar cualquier referencia al dictador. Al final se impuso la propuesta impulsada por las formaciones de izquierda y pasó a llamarse plaza del País Valencià, un nombre que no llegó a cuajar entre la ciudadanía por la controversia que originó. En 1987 se recurrió a la denominación de plaza del Ayuntamiento, que se ha mantenido hasta hoy..

Pero las denominaciones que ha conocido han sido numerosas. El origen de la plaza se remonta a la toma de la ciudad por Jaume I. El rey otorgó a los franciscanos unos terrenos situados fuera de la muralla. En ellos edificaron un convento, conocido como Sant Francesc, que ya esbozaba la forma triangular que caracteriza al enclave.

La plaza como tal nació tras el derribo del convento de los franciscanos en 1891. Pero ya antes había sufrido varios cambios de denominación de acuerdo con el partido que gobernaba en cada momento. La desamortización de Mendizábal en 1836 expulsó a los franciscanos y el edificio pasó a convertirse en cuartel del Ejército. El primer cambio de denominación fue en 1840 cuando pasó a denominarse General Espartero.

No tuvo mucho éxito, ya que sólo se mantuvo durante tres años y en 1843 se decidió que se llamara plaza de Isabel II, la monarca reinante. Fue en este periodo, concretamente en 1854 cuando las dependencias municipales se trasladaron a la ubicación que ocupan en la actualidad. Pero en 1868 llegó la Revolución Gloriosa y con ella la reina dejó fue depuesta. Durante el Sexenio Revolucionario (1868-1874) el nombre que se adoptó fue plaza de la Libertad.

Acabado este virulento periodo de la historia de España, las tornas políticas cambiaron y se optó durante la Restauración por retornar a la denominación tradicional de plaza de San Francisco. En 1891 se procedió al derribo del antiguo convento y la plaza quedó exenta. Desde ese momento se procedió a las distintas remodelaciones que han dado lugar a la situación actual. Con el cambio de siglo, la plaza pasó a denominarse Emilio Castelar, que ha sido la que hasta el momento más tiempo ha permanecido.

Al concluir la Guerra Civil, como se ha indicado más arriba, la denominación fue plaza del Caudillo, nombre que permanecería hasta 1979.

Por otro lado, tres han sido las estatuas que ha tenido la plaza. La primera, instalada en 1903, fue la del pintor Ribera que se mantuvo hasta 1931. La estatua ecuestre del General Franco estuvo entre 1964 y 1983. La actual de Francesc de Vinatea fue colocada en 1993 y ahí sigue.

 

Fotos

Vídeos