Caos catalán tras un corte del cableado

El pasado 8 de octubre, miles de personas se vieron perjudicados en Cataluña por un corte en el cable de la fibra óptica del AVE. El hecho provocó el caos en la línea a su paso entre las localidades de Vilafranca del Penedès y Figueres. Fueron más de tres horas de incidencias que afectaron a unos cuarenta trenes de alta velocidad, cuya mayoría cubría los trayectos entre Barcelona y Madrid, y a unos 13.500 viajeros. El colapso ferroviario se produjo sobre las siete de la mañana, en plena hora punta. Aunque en un principio se apuntó a la tesis del robo de cobre, como los que con regularidad sufre la línea de alta velocidad, los Mossos se decantaron por el sabotaje como causa del caos en la red ferroviaria.

Todo apunta a que unos desconocidos arrancaron con dos cortes limpios en un sentido y otro de la marcha las líneas de la fibra óptica que mantiene la comunicación en la red del AVE. El ataque obligó a Renfe a detener todos los trenes que estaban en circulación y paralizar en las estaciones todos los demás durante las tres horas en que se canceló el servicio ferroviario de alta velocidad. La línea no volvió a funcionar hasta las cuatro de la tarde.