El viento desata el caos

El viento causó destrozos en la avenida de Aragón./
El viento causó destrozos en la avenida de Aragón.

La Policía Local de Valencia interviene en más de 30 servicios en dos horas y los vecinos creen que un tornado atraviesa la capital

EFE/REDACCIÓN

El fuerte viento que sopló en la tarde de ayer en Valencia, y que dejó rachas de hasta 80 kilómetros por hora, derribó un árbol en la avenida de Aragón causando daños en tres coches aparcados en la zona, hizo que se desplomara una palmera en el Bulevar Sur, lo que provocó que se tuvieran que cortar dos carriles.

Las fuertes rachas obligaron a los agentes de la Policía Local a intervenir en más de una treintena de servicios en poco más de dos horas, entre las 18.00 y las 20.00 horas aproximadamente, sobre todo por caídas de árboles o ramas y por desprendimientos de cascotes, antenas o persianas.

MÁS INFORMACIÓN

Entre las 18.00 y las 18.30 horas se registraron las rachas más fuertes, algunas de ellas con remolinos de tierra, que alcanzaron los 85 kilómetros por hora en el aeropuerto de Manises, los 80 en Villafranca y Llíria, y los 71 kilómetros por hora en la ciudad de Valencia.

Los citados remolinos originaron que, en Valencia, muchos residentes creyeran que se trataba de un tornado y llenaron las redes sociales de mensajes y fotos. Sin embargo, y para evitar la confusión, desde la delegación valenciana de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), aclararon que «lo más probable es que las rachas hayan sido provocadas por los llamados microburst (micro-reventones en la traducción castellana), en lugar de por tornados». En esta línea, precisaron que en la ciudad de Valencia y área metropolitana la lluvia fue inapreciable y «ahí podemos encontrar la causa de las fuertes rachas». «En capas medias de la atmósfera hay una zona seca de aire y la lluvia que cae de las nubes se evapora en esa capa seca y no llega al suelo, pero provoca que el aire se vaya enfriando y haciendo cada vez más denso, se desploma e impacta con superficie provocando rachas de viento sin lluvia», resumieron.

En Alicante

En Dénia el viento ha obligado a cerrar el túnel del castillo por desprendimientos de piedras en la parte de Ronda Muralles. Hay vallas y dos carteles informativos y un técnico municipal acudirá para valorar la situación.

El viento también azotó con especial fuerza la comarca del Vinalopó. La jornada se saldó con tres sucesos destacado, aunque sin daños personales. Las fuertes rachas fueron las causantes del desplome de tres carpas en la feria gastronómica que se celebraba ayer en Elche.

El incidente se produjo a última hora, cuando los operarios ya desmontaban la instalación y apenas quedaba público en el recinto. El temporal, fundamentalmente de viento, derrumbó una palmera en la localidad de Crevillente. El ejemplar cayó encima de un vehículo, que quedó completamente destrozado. No había ningún ocupante en su interior. También se formó algún pequeño tornado en las inmediaciones de Orihuela.

En cuanto a las temperaturas, las máximas se mantuvieron ayer estables en la Comunitat. En la provincia de Valencia las máximas más significativas fueron los 28 grados de Polinyà, los 27 de Xàtiva y Valencia y los 21 de Utiel. En Alicante fueron los 26 grados de Rojales.

Fotos

Vídeos