Orriols diseña su nueva plaza sobre el solar de la Ermita

Evento 'Siembra Orriols', celebrado el pasado fin de semana. :: lp/
Evento 'Siembra Orriols', celebrado el pasado fin de semana. :: lp

Vecinos y arquitectos recogen propuestas para confeccionar el proyecto tras el visto bueno de la concejalía de Parques y Jardines

CARLOS GARSÁN

valencia. Con un valor, más que arquitectónico, sentimental, la pequeña ermita de Orriols se enfrenta cada día a un paisaje desolador. Un descampado del que brota la basura, utilizado como aparcamiento para coches y que, cuando llueve, se convierte en un barrizal. Frente a las adversidades, sin embargo, los vecinos y vecinas del barrio prefieren mirar hacia delante y ya diseñan una futura plaza que se gesta como producto de la participación ciudadana.

Apadrinados por los equipos de arquitectos Soriano Matarredona y el estudio Carpe Vía, la asociación 'Orriols Con-Vive' celebró este fin de semana un primer encuentro vecinal con el objetivo de convertir el espacio abandonado en un lugar para la convivencia. Bajo el lema 'Siembra Orriols', más de 200 personas formaron parte de una jornada en la que fueron muchos los que plasmaron sus propuestas en un jardín confeccionado con flores de papel y plantadas sobre una maqueta del lugar. Batukadas, juegos tradicionales, talles infantiles o una sesión de té en el Centro Cultural Islámico pusieron el broche de oro a un día de reivindicación aunque, también, de fiesta.

Pero, más allá de los elementos más o menos poéticos, el objetivo final no es quedarse en el sueño de un barrio mejor, sino que, tras años de demandas a la administración local por el abandono de la zona, esta vez están dispuestos a convertir sus ideas en realidad.

Hace algo más de dos meses que los vecinos tuvieron una primera reunión con representantes de la concejalía de Parques y Jardines quienes, tras atender sus peticiones, plantearon a los mismos la posibilidad de presentar un proyecto para la transformación del espacio. Dicho y hecho. «Hay propuestas para las que no se necesitan meses de obras, a veces basta con un acondicionamiento mínimo del solar. Queremos que el diseño sea el resultado final de un proceso participativo», explica Irene Reig, una de las integrantes de Carpe Vía. Por el momento, los arquitectos están 'depurando' las ideas con el fin de crear una propuesta que, aún así, avisan: no será definitiva. «Ya hay conclusiones, pero el proyecto final debe salir de la reflexión y de la creación de comisiones de trabajo».

Tras dos años organizando conferencias y talleres en la Universitat Politècnica de València bajo la marca 'Ciudad Sensible', el colectivo de arquitectos prepara una tercera edición monográfica que quiere dar alas a los vecinos y vecinas del barrio. «El descampado de la ermita es muy importante para nosotros. El año pasado ya organizamos cine de verano para reivindicar la necesidad de su uso», explica Cristina Meiemberg, portavoz de 'Orriols Con-Vive'. Uno de los objetivos de sus integrantes es que el espacio esté hecho por y para sus habitantes. No quieren un parque prefabricado, sino que son ellos los que quieren diseñar una plaza a su medida que se convierta en motor de la vida del barrio. «Debe ser un lugar que refleje toda la riqueza cultural del barrio, en el que nos veamos identificados. La gente sueña con un descampado mejor».

 

Fotos

Vídeos