La Cros abre a medio gas

Las obras continúan en el polideportivo Juan Antonio Samaranch. :: irene marsilla/
Las obras continúan en el polideportivo Juan Antonio Samaranch. :: irene marsilla

El complejo, situado en la histórica fábrica de fertilizante, finalizará sus obras en septiembre con la piscina de verano, sala polivalente y parking

CARLOS GARSÁN

Sin pompa ni inauguración oficial, el polideportivo Juan Antonio Samaranch abrió ayer sus puertas tras cinco años años de demoras a causa de la renuncia de la empresa gestora original. Popularmente conocido como complejo de la Cros, nombre que proviene de la antigua fábrica de fertilizante donde se levanta, las instalaciones han dado por finiquitadas las obras de su primera fase y abren al público meses antes de su conclusión. Será el próximo 1 de septiembre cuando la nueva compañía adjudicataria prevé que la totalidad del espacio esté listo para ser usado.

Nueve pistas de pádel, dos de tenis y una piscina cubierta de 20 metros son los servicios que desde ayer están disponibles y que, desde primera hora de la mañana, eran visitados por decenas de curiosos por conocer las instalaciones que tanto habían esperado en el barrio. Muchos preguntaban por los horarios y precios y, algunos, ya hacían las primeras reservas de sus pistas.

Ubicadas en un extremo de la avenida de Francia, las naves de Cros han sido totalmente rehabilitadas a cargo del equipo del arquitecto Gonzalo Vicente Albazán y, en el caso de una de ellas, se ha mantenido gran parte de sus piezas originales, manteniendo su estética. Ahora, sus vigas de madera protegen siete pistas de pádel. «El Consistorio está haciendo un esfuerzo importante por dotar de instalaciones deportivas a todos los barrios, en mayor o menor medida. Esta es una zona nueva, con densidad de población baja, pero muy adelantada en la práctica de deporte», explica David Torres, director del Juan Antonio Samaranch.

La segunda fase de obras comenzarán en los próximos días, trabajos que completarán las instalaciones con una piscina exterior de 25 metros con solarium, sauna en la piscina interior, cafetería y ludoteca bajo las históricas naves, adecuamiento del aparcamiento y de las salas polivalentes, que acogerán los espacios fitness y musculación. Frente a la falta de muchos de los servicios, por el momento, el centro solo ofrece la opción de acceder al complejo con bonos individuales o de diez sesiones. Las instalaciones restantes llegarán al barrio el próximo 1 de septiembre, en la que será la inauguración total del polideportivo Juan Antonio Samaranch. «No se abrirá poco a poco para no caer en la perversión del producto. No queremos que el cliente tenga mala imagen de la que será la mejor instalación deportiva de Valencia», asevera Torres.

La nueva empresa gestora, Enjoy Wellness S.L., se puso al frente del centro el pasado verano con un inversión prevista de 3,3 millones de euros en los próximos cinco años, después de que la antigua empresa adjudicataria se declarara en concurso de acreedores y, por tanto, incapaz de acometer los trabajos a los que se había comprometido. Las obras realizadas durante las últimas semanas no han estado exentas de problemas y, admite el actual director del centro, han sufrido algunos retrasos a causa de diferentes actos vandálicos, como pintadas en sus muros o robo de cobre, lo que ha obligado a reforzar los servicios de limpieza y seguridad. A pesar de las piedras en el camino, los vecinos ya pueden ejercitarse en el nuevo Juan Antonio Samaranch.