El Tribunal de las Aguas ultima sus alegaciones al Plan General

P. M. VALENCIA

«Estoy preocupado por la protección de la huerta pero más por la del agricultor. No tiene sentido que una persona esté ocho o diez horas sudando la camiseta para no poder vivir de su trabajo». El presidente del Tribunal de las Aguas, Enrique Aguilar, fue ayer tajante a la hora de pronunciarse sobre el futuro de la huerta que rodea Valencia, además de anunciar la presentación de alegaciones a la revisión del Plan General.

«Todavía no sé si será de manera conjunta o cada acequia hará las suyas, pero el caso es que hay cosas que nos preocupan», dijo sobre la reclasificación de 415 hectáreas de suelo agrícola en Valencia. Hoy está previsto que representantes de la entidad se reúnan con el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, para conocer con detalle la revisión del Plan General, sobre todo en lo que concierne al posible perjuicio que causará a la zona de huerta.

Eso sí, Aguilar fue prudente y dijo que no podía precisar más, aunque reiteró la necesidad de ayudar más a los agricultores. «Aquí, si está todo verde es porque se trabaja la tierra, no porque llueva. Esto no es el norte», sentenció.