La Valencia gótica

La Valencia gótica

lasprovincias.es inicia hoy una serie de episodios sobre la arquitectura de las distintas épocas de la capital del Turia

JOSE FORÉS ROMERO

El gótico que empezó a desarrollarse abiertamente en el norte de Francia llega a la Corona de Aragón por la vía que se genera en Provenza., cuyo estilo es más sobrio y sereno que el norteño. «Ese gótico que llega a Valencia tiene un gran arraigo, al ser una ciudad que está emergiendo, con claras características musulmanas, y que los Jurados quieren regenerar con un nuevo urbanismo y reformas arquitectónicas», afirma Concha López González, arquitecta y profesora de la Universidad Politécnica de Valencia.Además de otras cuestiones socio económicas, la nueva Valencia que llega de la mano de Jaume I, crece con un comercio floreciente que genera consecuencias positivas para la arquitectura.

Gótico religioso

Para ejemplificar la huella del gótico en la ciudad, se puede acudir a una representación por cada una de las ramas constructivas. Es decir, religiosas, civiles y militares. En cuanto a la primera, se produce un paso del sobrio románico al gótico meridional, sin grandes variaciones, donde continua la bóveda de cañón, tal y como se observa en la Iglesia de San Juan del Hospital. «Lo que ocurre es que hay avances tecnológicos, donde los contrafuertes ya se introducen en el interior, y aparecen las capillas adosadas. Las bóvedas de cañón se convierten en las de crucería, y los ábsides se transforman en poligonales», sostiene López.

Este último punto tiene mucho relación con la presencia de las órdenes militares, que se ven influenciadas por su paso por Oriente durante las Cruzadas. Allí adquirieron la sabiduría de los árabes con la geometría. Ese conocimiento llega, en su regreso, a Europa y confluyen numerosas corrientes en la cuenca mediterránea, lo que provoca un estilo propio, llegado de los árabes y cristianos. «Uno de los puntos clave, son esos ábsides que son ochavados, porque las órdenes en Jerusalén ven cúpulas,donde aquellos indicaban la zona sagrada de la iglesia, y eso se ve en casi todas las iglesias góticas valencianas», afirma la especialista..

Gótico civil

En la rama civil, se podría decir que la mejor representación son las casas nobles de Valencia. Muchas de ellas, ubicadas en la calle Caballeros y que ahora llamamos palacios. La mayoría de ellas ahora están desaparecidas. «Son edificios compactos, macizos, sin muchos huecos, muy defensivos por las guerras que podían haber, pero sin embargo el interior es rico, y eso es de herencia musulmana.» comenta la profesora, que desarrolla sus estructuras. «En la planta baja se desarrollaban las labores de servicio, la planta noble, la primera, tenía más altura, y la 'cambra', en el piso segundo, servía como almacén. Y el patio interior es el elemento que hacía de organizador. Después las plantas bajas se irían convirtiendo en la zona comercial de los dueños, y se abrían pequeñas excavaciones con una semi planta que como se ve en el palacio de Mercader se abren con dos escalerillas para esa entreplanta».

El patio interior estaba rodeado de arcos, posteriormente rebajados, y es donde se encuentra el pozo y el jardín posterior o huerta que tenían los palacios y desde el que se accede a la planta noble a través de la llamada escalera de honor. «Con la característica especial en Valencia que era que forma ángulo y empieza desde un lateral para desembocar por donde se ha accedido, porque se llega a la puerta de la zona noble que da a la calle», comenta la arquitecta. El palacio de Mercader es claro ejemplo de ello, pero también se encuentran en este entramado el de Joan Valeriola, el D'en Bou o el de Benicarló ( Corts Valencianes).

Gótico militar

En ese tiempo donde en Valencia se hacen esos palacios, donde se está construyendo el elemento patrimonial por excelencia como es la Lonja, existe una preocupación por dar una imagen de entrada a la ciudad que fuera más digna, amen de convertirse en una edificación militar y de defensa de primer orden.Por eso se hacen las de Serranos, por Pere Balaguer. «Era un maestro de la geometría, hizo un único cuadrado y lo gira, lo divide en dos, lo diseña todo como un juego geométrico. Hay que fijarse que a pesar de su potencia, no da la sensación de altura, por la proporción que tienen y además es muy rico en su interior, con una decoración fantástica que no aparece mucho en el exterior, aunque también existen abundantes elementos de ornamentación», concluye López González.

Si bien, se han tomado como ejemplo estos tres ejemplos hay otras construcciones que representan de igual o mejor manera el gótico valenciano como sería en el plano religioso la Catedral metropolitana de Santa Maria Catedral, que además posee características propias de otros estilos.En el civil, la Lonja de mercaderes de la seda obra de Pere Compte y Joan Ibarra, y declarada patrimonio mundial de la humanidad, o en lo militar, las otras puertas de la ciudad, como son las de Quart cuyas obras corrrieron a cargo de Francesc Baldomar.

 

Fotos

Vídeos