La EMT suprime los autobuses hasta Moncada y Alfara

La Conselleria de Transportes ordena la eliminación de la parada por la queja de una empresa concesionaria pese al éxito de pasajeros

P. MORENO VALENCIA.

A partir del 1 de julio, la línea 26 de la EMT dejará de llegar a a la parada que da servicio a los municipios de Alfara y Moncada. Así sucederá por orden de la Generalitat, que ha obligado a suprimir el itinerario tras la reclamación de una empresa concesionaria de autobús.

La medida ha sido recibida con estupor en la empresa del ayuntamiento, que tenía la parada abierta desde el pasado 3 de marzo y que ha sido utilizada por 10.000 usuarios. Durante años, los dos municipios de l'Horta habían reclamado este servicio como esencial para completar la oferta de Metrovalencia.

Fuentes de la compañía municipal confirmaron la supresión de la parada, para indicar que «nadie dijo nada cuando se puso en marcha la ampliación, ni en los meses anteriores cuando se negoció».

La parada se sitúa en el borde urbano de Moncada, una decisión que se tomó para no entrar en conflicto con Metrovalencia. Pero la sorpresa ha sido la queja de la empresa concesionaria Herca, que tiene una línea que une esta población con Valencia, eso sí, con un autobús al día a primera hora de la mañana según figura en su página web.

Por el contrario, la línea 26 de la EMT tiene 45 autobuses diarios. La reivindicación de la parada surgió también de grupos estudiantiles de la Universidad CEU-San Pablo, indicaron las mismas fuentes, y desde el pasado marzo se ha consolidado con una demanda constante de viajeros a diario.

La orden emitida por la Generalitat podría revocarse en un futuro, aunque todo depende de la vigencia de la concesión. La línea Valencia-Moncada está ahora en periodo de prórroga, indicaron fuentes conocedoras de la situación.

La firma de un convenio entre la EMT y los dos ayuntamientos citados tenía a modo de compensación el pago anual de 45.000 euros. Esta cifra sale de un estudio del coste de la ampliación del servicio, en función del kilometraje y otros conceptos, con un precio muy ajustado para que no resulte ningún beneficio.

La línea 26 modificó incluso su nombre, que pasó a denominarse 'Moncada/Alfara-Poeta Querol'. A partir del 1 de julio, la última parada volverá a estar en Benifaraig. La EMT mantiene acuerdos similares con los ayuntamientos de Paterna, Alboraya y Vinalesa.

Las mismas fuentes precisaron que «los propios ayuntamientos afectados y las asociaciones de estudiantes consideraban que el servicio de la línea en concesión era insuficiente», aunque reiteraron que «no llegó ningún aviso ni queja de la empresa, ni tampoco por parte de la Generalitat», que debe velar para evitar este tipo de conflictos. Este periódico intentó ayer conocer este extremo, sin éxito, por parte de la Conselleria de Infraestructuras.

Por otro lado, la compañía municipal informó ayer del incremento de pasaje generado por la festividad del Corpus. Hasta un 23% de aumento sobre un domingo cualquiera en las líneas que llevan al centro, lo que equivale a una subida de 10.000 personas. Las que más incremento registraron fueron la 72 y la 26.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos