El Hospital de la Ribera muestra una nueva técnica para abordar el cáncer de recto

REDACCIÓNALZIRA.

El Hospital Universitario de la Ribera acogió la tercera jornada de coloproctología que ha reunido a destacados especialistas del ámbito nacional para abordar los últimos avances en el campo del cáncer de recto.

Los expertos analizaron los últimos tratamientos y estrategias para el abordaje del tumor rectal, así como las nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas de una patología que constituye la quinta causa de mortalidad en ambos sexos, por detrás del cáncer de mama, pulmón, colon y próstata.

La jornada, inaugurada por Agapito Núñez, director territorial de la Conselleria de Sanidad, contó con más de 80 profesionales y destacados expertos en este campo como el doctor Ramírez, del Hospital Lozano Blesa de Zaragoza; el doctor Damián García, de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid; los doctores Roig y García Armengol, del Hospital 9 de Octubre de Valencia; o los doctores Ballester y Blanco, del propio Hospital Universitario de la Ribera.

Unos de los principales avances estudiados en esta sesión formativa ha sido la novedosa técnica Down to up o Extirpación total del Mesorrecto Vía Transanal con Laparoscopia abdominal, un procedimiento quirúrgico del que los expertos han podido ver la retransmisión televisada en directo de una cirugía llevada a cabo en este centro sanitario de Alzira.

En este sentido, los especialistas han debatido sobre las ventajas que supone esta nueva técnica mínimamente invasiva para el paciente, ya que el Down to up permite extirpar el cáncer de recto por el ano sin necesidad de realizar grandes orificios en el abdomen.

Los especialistas prevén que esta técnica se extenderá en un futuro entre los grandes hospitales ya que es una cirugía mínimamente invasiva que reduce las complicaciones y acelera la recuperación con un postoperatorio más confortable para el paciente.

Además, esta técnica permite evitar la amputación total del recto con colostomía definitiva (la expulsión de heces se realiza en una bolsita) ya que gracias a ella los cirujanos pueden intervenir la zona medio-baja del recto, algo que es técnicamente complejo con la cirugía convencional.

En palabras del doctor Francisco Javier Blanco, del servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital de Alzira, «esta técnica va a suponer un cambio de paradigma en el tratamiento quirúrgico de esta enfermedad ya que no hay heridas abdominales más que las mínimas para colocar los trócares de laparoscopia. En definitiva, se trata de una cirugía precisa y de rápida recuperación».