El nuevo diccionario de la RAE mantiene el valenciano como variante del catalán

El Consell no ha pedido a la Real Academia que cambie la definición y la adapte al Estatuto, a pesar de que en verano se comprometió a ello

F. RICÓSVALENCIA.
El director de la Academia, José Manuel Blecua, entrega a la representante de Espasa, Ana Rosa Semprún, el nuevo Diccionario en un dispositivo telemático. ::                             EFE/J.J. GUILLÉN/
El director de la Academia, José Manuel Blecua, entrega a la representante de Espasa, Ana Rosa Semprún, el nuevo Diccionario en un dispositivo telemático. :: EFE/J.J. GUILLÉN

La Real Academia Española ha presentado la vigésima tercera edición de su Diccionario, referencia para los castellanoparlantes de todo el mundo. Ha incorporado 6.000 términos, estudiado 100.000 enmiendas sobre sus 45.300 entradas y efectuado más de 22.000 modificaciones, pero entre ellas no se encuentra la acepción número cinco de la palabra valenciano, la que define la lengua que se habla en la Comunitat Valenciana, que sigue siendo una «variante del catalán».

La RAE ha mantenido esa acepción -«variedad del catalán, que se usa en gran parte del antiguo reino de Valencia y se siente allí comúnmente como lengua propia»- a pesar de que desde la Comunitat diversas entidades, especialmente la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), habían presentado a la entidad normativa diversos estudios para modificar esa definición de valenciano.

Quien no ha intercedido ante el organismo que preside José Manuel Blecua ha sido el Gobierno valenciano, a pesar de que el pasado verano, concretamente en la primera semana de julio, la consellera de Educación, Cultura y Deporte, María José Catalá, se comprometió a crear una comisión junto a la Acadèmia Valenciana de la Llengua -fue quien la propuso-, Lo Rat Penat y la RACV -las dos entidades más representativas del valencianismo cultural- para consensuar una definición de valenciano que se adecuara al Estatuto de la Comunitat Valenciana y que, por tanto, eliminara la referencia al catalán que muestra la vigésima segunda edición del Diccionario de la Real Academia Española. Esa iniciativa se adoptó después de que el grupo parlamentario popular planteara en Les Corts una iniciativa para que el Consell reclamara a la RAE que eliminase la referencia al catalán en la definición de valenciano.

Pero la comisión de estudio, prevista para que entrara en funcionamiento en septiembre pasado, jamás se constituyó. Así lo reconocieron fuentes oficiales de la Conselleria de Educación. Las mismas fuentes deslizaron que se había descartado su creación.

Mientras tanto, desde la AVL, la entidad normativa oficial del valenciano y dependiente del Consell, el pasado 31 de enero se echó más gasolina al debate y en su Diccionari normatiu oficializó la catalanidad del valenciano, la unidad de la lengua, algo que ya había dejado claro al grupo parlamentario del PP a finales de junio del año pasado.

La paralización de esta iniciativa ha ocasionado malestar en el valencianismo cultural, que cada vez espera menos del PP -el partido fagocitó hace años el valencianismo político- aunque, a la vez, teme que PSPV, Compromís y EU se pongan al frente de la Generalitat tras las elecciones autonómicas de mayo de 2015. No obstante, mantiene la remota esperanza de que esa futura e hipotética radicalización política suponga el resurgir del valencianismo político al margen de las filas populares.

El grupo del PP en el Parlamento valenciano se desentendió de su iniciativa en Les Corts después de anunciar la Conselleria de Educación que pondría en marcha la citada comisión de estudio. Esa propuesta decayó porque en el mes de julio acabó el periodo de sesiones y no se llegó a debatir en ninguna sesión plenaria. Tampoco hay interés alguno de volver a presentar esa propuesta.

Donde ha sentado mal que la RAE no haya aceptado ninguna de las propuestas que presentó para incorporar al Diccionario de la RAE es a la sección de lengua y literatura valencianas de la RACV que dirige Voro López, académico de número.

La RACV presentó en 2009, cuando se iniciaba el proceso de revisión del diccionario, un estudio denominado 'Valencianismos: propuestas a la Real Academia Española'. La casi centenaria academia valenciana proponía a la RAE que incorporara términos como azoriniano, blasquismo o sorollismo, matizaba acepciones de diferentes palabras y reclamaba que se cambiara la definición de otras.

Este último es el caso del término valenciano, el que recoge la definición de la lengua que se habla en la Comunitat y que la RAE considera como «variante del catalán», que los originarios de la Comunitat sienten como lengua propia.

El estudio elaborado por Voro López constaba de 55 puntos. El referido al valenciano es el número 50. La entrada de valenciano, sostiene la RACV, es «desacertada».

«Nos gustaría recuperar la definición que la RAE aprobó en 1959 según consta en el Boletín de la RAE tomo 39, cuaderno 158, septiembre-diciembre de 1959 página 494», donde se expone que «del valenciano, por ejemplo, se decía: 'dialecto de los valencianos'. Ahora se le reconoce la categoría de lengua y se añade que es la hablada 'en la mayor parte del antiguo reino de Valencia'», indica la aportación de la RACV a la revisión del diccionario.

Pero la entidad no se limitó a reclamar que se modificara la definición de la lengua valenciana, sino que quiso incorporar términos como azoriniano, modificar la definición de paella, de zaragüelles o arracada, la de falla (la RAE la considera palabra catalana) o incorporar fallera mayor o artista fallero.