El inicio de curso se adelanta al 3 de septiembre

Los padres podrán elegir cualquier colegio de Valencia para sus hijos

J. BATISTAVALENCIA.
Català durante la visita que realizó ayer a la feria Educare, instalada en el Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. ::                             LP/
Català durante la visita que realizó ayer a la feria Educare, instalada en el Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. :: LP

Las familias de la ciudad de Valencia podrán optar el próximo curso al colegio que quieran independientemente de la zona donde vivan, lo que supone culminar la implantación del distrito único iniciada el pasado ejercicio. La medida fue confirmada ayer por la consellera de Educación, María José Català, quien también indicó que el único trámite que queda es la certificación del consejo escolar municipal tras el visto bueno del Ayuntamiento.

El cambio tendrá consecuencias en el caso de que los padres elijan una escuela en la que hay más peticiones de ingreso que vacantes, ya sea para acceder a los tres años -lo habitual- o en ciclos o etapas posteriores. Esta situación se da con bastante asiduidad en la capital, donde casi la mitad de la población escolar estudia en centros concertados. En estos casos se activa una baremación y en función de los puntos que reúnen los aspirantes se adjudican las plazas disponibles.

Con la zona única, todo el mundo sumará los cinco que hasta este curso se daban sólo si el colegio y la vivienda habitual estaban en la misma zona educativa. En otras palabras, este criterio quedará anulado, lo que da un peso relativo mucho mayor a otros requisitos que concurren como la renta y, especialmente, la condición de antiguo alumno.

Hay que recordar que hasta el curso 2012-2013 en Valencia se funcionó con una veintena de sectores educativos, lo que limitaba la matriculación a centros del barrio o limítrofes, pues en este caso la proximidad sí resultaba determinante. En cambio, para la admisión del ejercicio actual ya se inició el proceso de cambio al reducirlos a cuatro, lo que abrió el abanico de posibilidades.

En números, implicará que los padres con niños de tres años puedan optar a los casi 150 colegios de la ciudad, tanto públicos como concertados, que ofertan el segundo ciclo de Infantil. En cambio, en el 2012-2013 en el distrito más grande habían 59. La zona única ya se ha aplicado este ejercicio en todas las localidades valencianas, exceptuando también Alicante y Elche.

En una entrevista concedida a LAS PROVINCIAS en septiembre la consellera ya adelantó la intención de dar el paso que ayer anunció para la capital, cumpliendo así una idea que emana del programa electoral del Partido Popular: fomentar la libertad de elección de centro.

«El deseo del Ayuntamiento también es implantarlo y estamos trabajando en ello para que sea posible antes del próximo proceso de admisión», señaló ayer, antes de recordar la reducción aplicada para el curso actual. Según apuntó, sirvió para incrementar «el porcentaje de familias que han podido escolarizar hijos en los centros colocados en la primera y segunda opción de la solicitud de admisión». Con la medida, además, «los padres están más satisfechos en sus expectativas, la administración no ha encontrado dificultades y hemos potenciado el principio de primar la libertad de los padres en la educación de sus hijos».

En cuanto a Alicante y Elche, Català también informó de que la segunda mantendrá los dos sectores actuales, mientras que en la tercera ciudad se pasará de tres a dos, uno para el caso urbano y otro para núcleos periféricos.

Además de la proximidad, otros criterios que puntúan en la baremación son la condición de trabajadores del centro de los padres (5 puntos), tener hermanos ya escolarizados (8), la renta (1), que algún progenitor sea antiguo alumno (1), ser familia numerosa (entre 3 y 5, en función de la categoría), padecer una discapacidad (entre 3 y 5), simultanear los estudios reglados con enseñanzas profesionales reconocidas (1,5) o ser deportista de élite (2). A todos estos hay que sumar el de libre designación por parte del centro, que tiene la posibilidad desde el curso pasado de hacerlo coincidir con cualquiera de los criterios que fija la administración. Es más, son muchos los que lo otorgan también a la condición de antiguo alumno.

Además, ayer se produjo otra novedad importante con la publicación del calendario del proceso de admisión. El principal cambio es que se adelantan los plazos de Infantil y Primaria, que serán similares a los que funcionaron hasta el curso 2012-2013, y lo mismo sucederá con la fase extraordinaria de Secundaria.

Adelanto del inicio del curso

Ayer Català señaló que la medida facilitará el adelanto del inicio de las clases al 3 de septiembre. «Para comenzar antes tenemos que adelantar el periodo de admisión. Deseamos que el 31 de julio todos los profesores y familias tengan claro cuál es su centro. Hasta ahora en septiembre todavía seguíamos incorporando docentes y alumnado a los centros, lo que suponía una planificación algo inestable», dijo. También se trasladarán a julio las adjudicaciones de vacantes docentes que se hacían en septiembre.

Hay que recordar que adelantar el curso no implica aumentar los días lectivos, pues también se terminará antes, previsiblemente a principios de junio. En el caso de los institutos el tiempo ganado servirá para hacer los exámenes de septiembre, con la idea de mejorar los resultados, y en los colegios, donde no hay recuperaciones, se podrá dedicar a tareas de refuerzo.

En cuanto al calendario de admisión, los padres conocerán el 2 de junio las listas de admitidos, que serán definitivas el día 9, casi un mes antes que en el último proceso.

Fotos

Vídeos