Vicente Magro aspira a una plaza en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo

:: EFE

MADRID. El presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, Vicente Magro, forma parte de una terna para cubrir una plaza vacante por jubilación en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Sin embargo, parece que la presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid, la magistrada Ana María Ferrer García, es la que cuenta con más posibilidades de ser nombrada para este puesto por el Poder Judicial en el pleno previsto para el 27 de febrero, lo que de ser así la convertiría en la primera mujer en formar parte de esta sala y en la undécima magistrada de este alto tribunal.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) elevó ayer al Pleno de este órgano dos ternas de candidatos a sendas plazas de magistrado en la Sala Segunda del Tribunal Supremo vacantes por jubilación de sus titulares (los magistrados Carlos Granados y Perfecto Andrés Ibáñez).

La primera terna está compuesta por la referida Ana María Ferrer García, y también por Javier Hernández García, presidente de la Audiencia Provincial de Tarragona; Vicente Magro Servet, presidente de la Audiencia Provincial de Alicante, y por José Manuel de Paúl Velasco, presidente de la Sección 4ª de lo Penal de la Audiencia Provincial de Sevilla.

Todos estos candidatos cuentan con pocas posibilidades por figurar en una terna en la que Ferrer cuenta con más apoyos, según fuentes del CGPJ.

De este modo, uno de los integrantes de la segunda terna cubrirá la segunda plaza: Ángel Luis Hurtado Adrián, magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional; Andrés Palomo del Arco, presidente de la Audiencia Provincial de Segovia; Juan Ramón Sáez Valcárcel, magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y Francisco Javier Vieira Morante, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Los candidatos debían reunir el requisito de antigüedad exigido en la Ley Orgánica del Poder Judicial, es decir, un mínimo de quince años de trayectoria en la carrera judicial y de diez años en la categoría de magistrado.