La antigua fábrica de Bombas Gens se arruina sin que nadie se haga responsable

El ayuntamiento insta a los propietarios a reparar la zona quemada en 72 horas pero la empresa dice que está en proceso de disolución

PACO MORENOVALENCIA.
Momento en que el fuego consumía el edificio. / E.O.::/
Momento en que el fuego consumía el edificio. / E.O.::

Fotos: Un incendio arrasa la cubierta de la antigua fábrica Bombas Gens

Construida en 1930 y considerada uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura industrial art-decó de Valencia, la antigua fábrica Bombas Gens está desde ayer más cerca de su ruina total, tras el incendio sufrido en la nave principal, recayente a la avenida Burjassot. La asociación de vecinos reclamó la expropiación del inmueble, mientras el ayuntamiento daba un plazo de 72 horas a la empresa propietaria para que haga obras de reparación, propósito que choca de bruces con el hecho de que la sociedad Geshabitat Urbana S.A. está en concurso de acreedores y proceso de disolución, con el inmueble transferido seguramente desde Bankia al llamado «banco malo», la sociedad creada para gestionar los activos de varias cajas de ahorros.

«Hemos tirado la toalla», indicaron ayer fuentes de la empresa promotora acerca de un proyecto que surgió hace más de diez años, cuando se hicieron con la propiedad. Con una inversión que superaba los 20 millones de euros, donde la mitad correspondía a la compra de la fábrica, la idea presentada al ayuntamiento incluía un aparcamiento de medio millar de plazas, así como una galería comercial y un bloque de viviendas, que en una siguiente fase se transformó en apartahotel y residencia para personas mayores.

La fábrica, dedicaba a la fabricación de piezas de maquinaria, tiene su origen en la calle Sagunto, donde nació a mediados del siglo XIX. La nave incendiada está entre la avenida Burjassot y la calle Reus, y fue construida por el arquitecto Cayetano Borso de Carminati, autor del teatro Rialto y varios edificios relevantes en el centro y el Ensanche.

Las mismas fuentes precisaron que Bankia o la sociedad Sareb son los titulares del préstamo, por lo que «hay un vacío de titularidad registral» hasta que se resuelva este proceso con la venta del inmueble.

Así las cosas, no parece probable que se reparen los desperfectos causados por el incendio. Como publicó ayer LAS PROVINCIAS, se trataba del segundo siniestro y a todas luces intencionado para robar metales. Las naves son refugio habitual de indigentes aunque el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, comentó que «la propiedad de Bombas Gens tramita un expediente de licencia ambiental para construir un hotel».

Fuentes de la propiedad indicaron sobre esto que «nunca» llegaron a tener licencia de construcción para alguna de las fases del proyecto al responder sobre este punto. «Intentamos sacar adelante el hotel con una empresa del sector, que también entró en concurso», indicaron.

La fábrica se encuentra sin actividad desde mediados de los años 80 y ha sido ocupada por indigentes de manera regular desde entonces. El inmueble que supuso la entrada en Valencia del estilo art-decó ha pasado a ser estos años un refugio contra el frío de la calle.

Ayer mismo, pese al incendio, una familia seguía viviendo en un chalé que forma parte de la fábrica. Una de las teorías que hay en el barrio, comentó el presidente de la entidad vecinal, Paco Llamas, es que el fuego fue motivado para robar después todos los metales que deje el siniestro, especialmente unas rejas de fundición de gran valor artístico. La fábrica de Bombas Gens está catalogada con el nivel 2 de protección patrimonial, es decir, que la normativa obliga a mantener las fachadas y algún elemento puntual.

La antigua empresa propietaria cedió un solar de 1.500 metros cuadrados para ampliar la calle Doctor Machí, aunque no superó las condiciones de los técnicos municipales y de la Generalitat para ejecutar las obras. El concejal socialista Vicent Sarrià difundió recientemente una sanción a la empresa de 3.000 euros por falta de limpieza, un problema a su juicio originado por la falta de acción del consistorio y a la que la empresa sí presentó alegaciones.

Fotos

Vídeos