Bicis contra la necesidad

La asociación Ama de Torrent y la falla Cronista Beguer han recogido cerca de una veintena de bicicletas en sólo una semana de Un colectivo restaura los vehículos para personas sin recursos

A. DASÍTORRENT.
Dos voluntarios de la iniciativa reparan una de las bicicletas donadas al proyecto. ::
                             A. D./
Dos voluntarios de la iniciativa reparan una de las bicicletas donadas al proyecto. :: A. D.

Dani, un niño de ocho años de Torrent, ha sido el primero en donar su bicicleta. Antes de pasar a sus manos fue de su hermano. Y ahora, en un gesto de solidaridad, la ha entregado al colectivo Soterranya para que otro niño pueda disfrutar de ella. Esta es la filosofía de la campaña iniciada por el colectivo de Torrent, en colaboración con Ama (Asociación por el Medio Ambiente y Contra el Cambio Climático) y la falla Cronista Beguer, recuperar los vehículos de segunda mano y donarlos a personas con pocos recursos que necesitan de un medio de transporte.

En tan sólo una semana, desde que se inició la campaña, ya se han recogido cerca de una veintena de bicicletas que están siendo reparadas por voluntarios de la asociación y por talleres colaboradores que se han comprometido con este innovador proyecto.

No obstante, la iniciativa engloba mucho más. Reciclar, ayudar, ser solidario y apostar por la movilidad sostenible promocionando el uso de la bici, son otros de los valores que promociona. «Con esto no sólo ayudamos a las personas, sino también colaboramos con el medio ambiente reciclando las bicicletas y dándoles un segundo uso», explican desde el colectivo, al tiempo que señalan que «el derecho a la movilidad es universal y algo tan simple como esta forma de transporte puede cambiar la vida de una persona».

Después de pasar por el taller para su puesta a punto, las bicicletas se donarán a aquellas personas que se encuentren en una situación económica delicada y «que necesiten un medio de transporte para buscar trabajo o simplemente desplazarse». Los candidatos serán escogidos a través de las numerosas asociaciones que colaboran con este proyecto y que trabajan con los colectivos en riesgo de exclusión social del la localidad.

El acto de la entrega pretende ser algo más que una simple donación. Para ello, se organizarán jornadas dirigidas tanto a los donantes de las bicis usadas como a los receptores con charlas sobre la importancia de la movilidad sostenible, seguridad vial o cicloturismo y se realizará una excursión conjunta por diferentes rutas. Además, se hará entrega de un kit de reparación. «Queremos que sea un día de convivencia en el que las personas que han donado su bicicleta se relacionen con los nuevos usuarios de ellas y sepan el sentido que ha tenido su donación», explican desde el colectivo.

Dentro de este proyecto, los organizadores han solicitado al Ayuntamiento de Valencia que le dé este uso a las más de 600 bicis que, según explican, «tienen abandonadas en el depósito del municipal, y que podrían reutilizarse para personas sin recursos para adquirir una nueva», aunque todavía no han recibido una respuesta.

Fotos

Vídeos