Vossloh participará en la construcción de la línea de alta velocidad más larga de Europa

Las locomotoras fabricadas en Albuixech serán las encargadas de suministrar los materiales de la ruta ferroviara que unirá París con Budapest

JULIÁN LARRAZVALENCIA.
Locomotora EURO4000 diseñada y fabricada en la factoría de Vossloh en Albuixech. ::
                             LP/
Locomotora EURO4000 diseñada y fabricada en la factoría de Vossloh en Albuixech. :: LP

La factoría de Albuixech de Vossloh vuelve a situarse en el centro del sector ferroviario europeo. La compañía comunicó ayer un nuevo pedido de dos locomotoras EURO4000 que tendrán como misión el transporte de los materiales que se utilizarán en la construcción del tren de alta velocidad más largo de Europa así como en la vía que unirá Tours con Burdeos.

El encargo de las dos unidades supone para Vossloh participar en uno de los proyectos más emblemáticos de cuantos se están desarrollando en Europa. La primera fase de la línea ferroviaria de alta velocidad de Europa del este que une París con Baudrecourt fue inaugurada en 2007 y redujo los tiempos de viaje de cuatro horas a dos horas y veinte minutos. El trabajo en el que va a participar Vossloh es una actuación sobre 106 kilómetros de viales para unir Baudrecourt y Vendenheim, lo que supondrá media hora menos de viaje en el trayecto entre París y Estrasburgo. La apertura de esta línea, que posteriormente se prolongará hasta Bratislava y Budapest, está prevista para 2016.

Según explican desde Vossloh España, el objetivo de la compañía es que sigan apostando por sus locomotoras para el traslado de materiales que necesitarán los nuevos tramos de la línea. Para ello cuentan con la locomotora EURO4000 diseñada y fabricada en Albuixech. Se trata de la locomotora diesel-eléctrica más potente que se fabrica en Europa, pero también destaca «por su versatilidad, rendimiento, tecnología, eficiencia energética y respeto por el medio ambiente», según explican desde la compañía.

La EURO4000 se puede configurar para arrastrar trenes más largos y pesados a mayor velocidad que sus competidores, lo que permite incrementar la competitividad y eficiencia del operador.

La empresa que ha encargado las dos locomotoras a la factoría de Albuixech es ETF, filial de Eurovia (Grupo Vinci), es una de las principales empresas del sector ferroviario internacional. La compañía está especializada en la construcción y mantenimiento de redes ferroviarias de alta velocidad, urbanas, interurbanas y logísticas.

El encargo de dos locomotoras supone también la consolidación de Vossloh como líder del sector ferroviario de Francia donde pugna con Siemens y Alstom como principales rivales, lo que convierte al país galo en uno de los más complejos de Europa.

Los pedidos de Francia, país para el que Vossloh fabrica otras 26 locomotoras, se suman a la larga cartera de pedidos que tiene la fábrica de Albuixech. El mes pasado se anunció un pedido valorado en 250 millones de euros por la entrega de 70 locomotoras que serán utilizadas en el transporte de pasajeros en Sudáfrica.

A este contrato se le unen pedidos de otros países que suman más de 350 millones de euros. Entre ellos destaca las 15 locomotoras Eurolight que tiene que entregar en Reino Unido a finales de este año por un importe de 50 millones de euros.

Las perspectivas para los ejercicios de 2014 y 2015 también son buenas ya que durante estos años Vossloh atenderá un pedido de 122 millones de euros en Alemania, uno de 90 millones en Brasil, uno de 70 millones en Reino Unido además de otro 42 millones en Alemania.

Esta situación permite que las perspectivas de Vossloh contrasten con las que viven otros competidores a nivel nacional. La compañía de ferrocarriles valenciana tiene 770 empleados mientras que hace un año la plantilla la conformaban 600 personas, por lo que el incremento interanual asciende al 25%.

Por contra, la fábrica de Alstom en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) parará su producción hasta 23 días entre abril y julio del año que viene como consecuencia del expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que la dirección empezará a aplicar este mes. Entre noviembre y julio un total de 150 empleados se verán afectados por el ERE temporal. Estos ceses en el trabajo serán graduales y acumulativos, de forma que quienes dejen la empresa a finales de este año no se reincorporarán hasta julio. Alstom rechazó este verano fabricar los trenes del metro de Riad (69 unidades) en su planta en Cataluña por la inestabilidad laboral que ofrecían los trabajadores.