El Musical de Benimaclet cierra el taller cultural y la cafetería por falta de licencia

I. DOMINGOVALENCIA.

El Centro Instructivo Musical (CIM) de Benimaclet ha decidido cerrar el proyecto sociocultural y gastronómico que se desarrollaba desde hace un año en la planta baja de su edificio al carecer de licencia para desarrollar estas actividades. Así lo anunció ayer el coletivo Terra, que gestionaba en concesión el bar del CIM hasta 2016. Sí que continuará la actividad musical y docente de la banda.

Detrás de esta decisión está una resolución del Ayuntamiento de Valencia, fechada el 23 de julio, en la que se ordenaba el cierre de todo el edificio al estar ejerciéndose la actividad «sin la preceptiva licencia municipal de apertura». Asimismo, este expediente dejaba constancia de una denuncia «por ruidos» procedentes de la música del bar.

Aunque el CIM pudo reabrir hace unos días tras realizar unas obras, la licencia que tiene en vigor (de 1929) no permite la actividad hostelera. Nacho Calatayud, miembro de Terra, detalló ayer que la inversión para adecuarlo (insonorización) es «inasumible». Asimismo, lamentó «la situación de desconfianza hacia el proyecto por parte de la junta directiva del CIM», que solicitó la resolución del contrato mercantil o la apertura «con servicio de bebidas exclusivo para los socios, condición inasumible económicamente para nosotros».