El Tribunal de Cuentas revela que no puede auditar las subvenciones a Compromís

Un informe del órgano fiscalizador denuncia que la coalición no ha justificado una ayuda de 43.000 euros del Ministerio del Interior

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.

El Tribunal de Cuentas revela en su último informe que Compromís no ha facilitado al órgano fiscalizador las cuentas del grupo parlamentario de Les Corts del ejercicio de 2011, la de la coalición con Equo en el Congreso de los Diputados ni la de los grupos políticos de carácter municipal, entre ellos el de la Diputación de Castellón. «En consecuencia, la contabilidad de dichos grupos no ha sido objeto de la fiscalización ordinaria realizada sobre las cuentas anuales presentadas», señala el informe del Tribunal de Cuentas.

La ley que regula la financiación de los partidos establece en su artículo 16 que es el Tribunal de Cuentas el que debe auditar la contabilidad de las formaciones políticas. El Parlamento valenciano habitualmente ha remitido a la institución estatal la documentación relativa a las subvenciones concedidas a los grupos parlamentarios. De hecho, en el último informe sí que incide en el hecho de que el Partido Popular de la Comunitat Valenciana ha vuelto a contabilizar de una forma poco apropiada el pago de las nóminas a sus diputados durante los ejercicios 2009, 2010 y 2011. Un dato que corrobora que el Tribunal de Cuentas sí que ha tenido acceso a las cuentas del grupo parlamentario.

La institución fiscalizadora sí que se ha puesto en contacto con Les Corts Valencianas para reclamarle las cantidades aportadas como subvenciones a los grupos parlamentarios. Compromís recibió 220.983,79 euros en 2011 del Parlamento regional. Del Congreso, la ayuda fue de 1.996 euros durante 2011, una cantidad pequeña debido a que su diputado Joan Baldoví acababa de ser elegido representante en la Cámara Baja tras las elecciones del 20-N.

Compromís tampoco ha remitido al Tribunal de Cuentas el informe preceptivo relativo a los sistemas de control interno para garantizar el buen uso del dinero, según obliga el artículo 15 de la ley de financiación de partidos.

En la memoria de la institución estatal, se pone de manifiesto también que en relación al proceso electoral autonómico de mayo de 2011, resulta mayor la cuantía recogida en los balances de control de la Sindicatura de Comptes que los integrados en la contabilidad ordinaria del partido. El desfase es de más de 13.000 euros, que Bloc-Compromís justifica por una duplicidad de facturas, «sin que se haya presentado la documentación acreditativa de esta manifestación».

Los fondos propios de la formación presentan un saldo negativo de 1,1 millones de euros, lo que se entiende como quiebra técnica.

Además, el Tribunal alerta que Compromís-Equo no ha justificado los gastos de una ayuda finalista de más de 43.000 euros aportada por el Ministerio del Interior para que los partidos políticos con representación en el Congreso puedan adoptar las medidas de seguridad que consideren adecuadas. «Si bien la formación (Compromís) ha alegado poder justificar la realización durante 2011 de actuaciones que han dado lugar a gastos de seguridad por el importe de la subvención (más de 43.000 euros), no ha presentado documentos que justifiquen la realización de estos gastos», señala el informe del Tribunal de Cuentas relativo al ejercicio 2009 a 2011.