Iker Jiménez: «Me gusta provocar tirria a los escépticos»

El presentador cumple hoy ocho años a los mandos de la nave de 'Cuarto Milenio': «He sentido cosas extrañas, he visto ovnis...»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Iker Jiménez (Vitoria, 1973) no tiene las respuestas a todos los misterios. Hay uno que todavía le intriga especialmente. ¿Qué ha hecho para mantenerse en antena ocho años sin interrupciones? 'Cuarto Milenio', una de las señas de identidad de Cuatro, celebra esta noche (23.45 horas) su octavo aniversario.

- Son ya unos veteranos.

- Me acaban de pasar unos datos que me han dejado frío. 'Cuarto Milenio' está ya entre los diez programas más longevos de la historia de la televisión en España.

- ¿Se ve pilotando 'la nave del misterio' con canas?

- Espero que sí. Ni en el mejor de mis sueños hubiera imaginado este éxito y llevamos más de 1.300 asuntos debatidos. Si la nave nos sigue guiando... ¡adelante!

- ¿No se le está quedando pequeño el universo?, ¿de dónde sacan tantos temas nuevos?

- Desde niño estoy con estas cosas y hago el programa que a mí me interesa, no nos medimos por las coordenadas más clásicas: naturaleza, arqueología, leyenda. Ningún tema nos es extraño y al abrir el abanico no es difícil encontrar cosas nuevas. Además, mi mujer y yo somos muy obsesivos, tenemos más de 20.000 libros en casa.

- ¿Desconectan alguna vez?

- Nunca. Evidentemente nos gusta hacer cosas cotidianas y somos muy normales, pero de esto no se desconecta nunca. Ni Carmen ni yo lo consideramos un trabajo.

- ¿Han recibido presiones para que no se hable de algún tema?

- Hay mucha leyenda sobre eso, pero te aseguro que no. Ni por parte de autoridades ni de empresas. Gozamos de mucha libertad porque somos el programa extraño de la tele, hablamos de cosas que otros no se atreverían.

- ¿Por qué los escépticos le tienen tanta tirria?

- Seguramente porque muchos han perdido ya la esperanza de soñar. Se han creído la cantinela de que la vida es para realistas. Yo, en ese sentido, soy muy poco realista, creo que el misterio de la vida es más complejo y más mágico. Yo sigo siendo un niño, es un honor causar tirria a los escépticos.

- ¿Hay más fantasía en la política que en lo que usted hace?

- ¡Sin lugar a dudas! Eso mismo me dijo Antonio García Ferreras (director de LaSexta) hace unos años. Y yo también lo creo.

- Usted se considera un creyente, ¿también cree en Dios?

- Sí. Lo que pasa es que mi concepto de Dios es un poco heterodoxo. Cuando nació mi hija, que es lo más sagrado que me ha pasado en la vida, me fui a unas cavernas prehistóricas a pedir a ese espíritu cósmico que ha guiado a la humanidad desde el principio. Para mí es un gran relojero y conforme voy cumpliendo años me doy cuenta de que esa fe es más profunda, pero no tiene credos.

- ¿Ha vivido en primera persona algún suceso paranormal?

- He sentido cosas extrañas, he visto ovnis. Ahora pensarás que estoy como unas maracas (risas). Lo más importante me pasó en Altamira en 2008. Ahí entró Iker Jiménez el periodista y salió otra persona. Algo había removido mi alma, no sé explicar lo que viví. Fue como tomar conciencia de la existencia de lo sagrado.

- Sale en el vídeo de Bunbury...

- Bunbury es un tipo fascinante y compartí buenos ratos con él en su casa. Es muy apasionado de estos temas y me dijo: 'Estoy harto de los periodistas que leen un guión. Quiero que seas tú el que aparezca hablando en el videoclip'. La canción 'Despierta' es preciosa.

-¿Tan dormidos estamos?

- En este país dices algo y te miran de manera irreconciliable quienes piensan A o B. Todo se mira desde el prisma político, regional, social. Hay un adormecimiento absoluto.