El escultor Antoni Miró tilda de «infame» trasladar su obra al Parc del País Valencià

El artista califica las letras de 'Gandia' realizadas por Jaume Espí, que irán en la rotonda del 25 d'Abril, de «ridículas» y de «absoluta vulgaridad»

ZOA SANZGANDIA.
El autor alcoyano Antoni Miró, en una exposición en el IVAM. ::
                             IRENE MARSILLA/
El autor alcoyano Antoni Miró, en una exposición en el IVAM. :: IRENE MARSILLA

Al escultor alcoyano Antoni Miró no le gusta nada el emplazamiento elegido por el gobierno de Gandia para ubicar su obra que conmemora la batalla de Almansa. Asegura que es «infame» trasladar su escultura desde donde está en estos momentos, en la entrada de la ciudad, hasta el Parc del País Valencià, situado junto a las Esclavas.

Miró considera que este espacio es «inadecuado» porque «mandar mi obra al extrarradio no es dignificarla sino esconderla». El autor se mostró ayer muy enfadado. Tanto, que se está pensando no acudir a la cita del 2 de octubre en Gandia, donde le esperan el alcalde Arturo Torró y el concejal de Cultura, Vicent Gregori, para mostrarle la explanada.

Este encuentro se ha programado para que Miró escoja el lugar que más le guste del parque para instalar su creación artística. Sin embargo, él tiene la sensación de que le están «tomando el pelo», aseveró.

El ejecutivo local decidió retirar la escultura del 25 d'Abril de Miró para, en su lugar, ubicar la de Jaume Espí, compuesta por las letras que conforman la palabra Gandia. Dichas piezas son de color blanco y miden dos metros y medio de altura.

Miró también ha tenido duras palabras para su compañero, el escultor de Carlet. «La obra de Espí me parece una absoluta vulgaridad y una redundancia, ya que todo el mundo que llega a Gandia, ya sabe que va a Gandia». Espí aplaudió el miércoles la decisión de Torró de ubicar su obra en el espacio en el que ahora está la de Miró y dijo: «Estoy seguro de que en Gandia hay muchos espacios en los que se puede disfrutar mejor la escultura de Miró». Como respuesta a estas declaraciones, Miró dijo: «También hay muchos espacios donde se podrían haber puesto las ridículas letras de Gandia». La guerra está abierta y la polémica, servida.

El artista alcoyano siempre se ha mostrado en contra de desplazar su escultura. No obstante, llegó a un acuerdo con el ejecutivo local para buscar un emplazamiento «mejor». Miró ahora se siente engañado porque asegura que se está «escondiendo» su pieza. Asimismo no descarta acudir a los tribunales. «Media ciudad está en contra de que mi escultura se toque, no entiendo por qué viene todo esto», remarcó. Con respecto al cambio de denominación propuesto por el alcalde, del Parc del País Valencià a Parc del 23 d'Abril; y de rotonda 23 d'Abril a rotonda de Serralta; Miró prefirió no pronunciarse.

«Torró es Torquemada»

EU también reaccionó ayer al cambio de la escultura. El portavoz adjunto de EUPV en las Corts Valencianes, Lluís Torró, apuntó que el traslado de la escultura '25 de abril' de Miró es «un ataque injustificado a la libertad de expresión y al patrimonio artístico y cultural de la ciudad» y acusó a Torró de «actuar como Torquemada». «La carambola que propone el alcalde demuestra que sus razones son puramente ideológicas», denuncia el parlamentario, que agrega que Esquerra Unida reclama al Ayuntamiento que no ejecute el traslado.

EU afirma que el desplazamiento al Parc del País Valencià de la obra, le sirve al alcalde para cambiarle el nombre y, así, borrar esta denominación de la toponimia de la ciudad. «No entendemos por qué el término 'País' provoca urticaria a los líderes populares. Durante años ni la escultura ni el nombre del parque han hecho ningún mal a la ciudadanía».

Fotos

Vídeos