El pequeño comercio rechaza la libertad horaria de Fabra

Buch emplaza a una reunión el 8 de octubre para tratar el asunto en el seno del Observatorio del Comercio

EVA PALOMARESVALENCIA.
Compradores pasean delante de comercios. ::                             LP/
Compradores pasean delante de comercios. :: LP

Rechazo rotundo. Esa ha sido la respuesta de las asociaciones y patronales de comercio con mayor representación de la Comunitat Valenciana ante la liberalización total de horarios comerciales anunciada el martes por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Para Asucova, Cecoval y Covaco, representantes del comercio urbano formado por pymes, autónomos y supermercados, la propuesta de que toda la Comunitat sea una gran área de influencia turística «atenta directamente contra las empresas de comercio valencianas». En ese sentido, subrayaron que la medida, «lejos de propiciar un escenario para la recuperación económica del sector, limita la oferta, reduce la competencia y destruye empleo».

Estas patronales del comercio, que representan el 99% de las empresas del sector que genera el 13% del PIB valenciano, se quejaron de que la medida anunciada por Fabra se tomó sin ser analizada en los órganos correspondientes. «La medida no se ha consultado ni consensuado en el Observatorio de Comercio pese a haber solicitado hace más de un año una reunión con el presidente de la Generalitat para abordar la grave situación del sector», advierten las patronales.

En este sentido, ayer mismo la Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo anunció la celebración de una reunión el próximo 8 de octubre para abordar el asunto. En esta cita se tratará sobre las medidas «propuestas por la Generalitat para impulsar la actividad comercial y contribuir a reactivar el consumo interno», según informaron desde la Generalitat. Además, se presentarán «todos los instrumentos de financiación y líneas de apoyo al sector comercial minorista» que la conselleria que dirige Máximo Buch y sus entidades ponen a disposición del empresariado valenciano.

«Las perjudicadas somos el 25,8% del total de empresas de la Comunitat que mantenemos 200.000 puestos de trabajo directos y 100.000 indirectos, pagamos aquí nuestros impuestos, y estamos haciendo esfuerzos ingentes para no destruir empleo e intentar mantener una oferta diversa y plural», insistían desde las asociaciones de comerciantes.

Para Asucova, Cecoval y Covaco en lugar de preocuparse por favorecer la financiación a las empresas para que puedan crear empleo y reactivar la economía, «Fabra propone una medida puramente mediática que sólo favorecerá a una minoría». De hecho, según los datos del INE que destacan estas asociaciones, en los ocho meses de liberalización de horarios en Valencia y Alicante, las ventas han caído un 6,7 % y el empleo un 0,3%.

Fotos

Vídeos