El aeropuerto de Manises agudiza su declive con la pérdida de las grandes compañías

Terminal 2 del Aeropuerto de Manises. / J.J. Monzó/
Terminal 2 del Aeropuerto de Manises. / J.J. Monzó

El aeródromo encadena ya un año de descenso de pasajeros y regresa a cifras de 2005

ISABEL DOMINGOVALENCIA.

Los números ya no cuadran en el aeropuerto de Manises ni en los meses de verano. Los últimos datos publicados por Aena, y correspondientes al mes de agosto, reflejan que las instalaciones valencianas siguen perdiendo pasajeros (un 6,9% respecto al mismo periodo del año pasado y un 4,6% en el acumulado de los ocho primeros meses de 2013) a pesar de haberse incrementado la llegada de turistas internacionales.

La cifra adquiere un tinte más oscuro si se pone el filtro de años anteriores pues el aeropuerto encadena ya un año consecutivo de descenso de pasajeros. Para encontrar el último dato positivo hay que remontarse hasta agosto del año pasado, y eso que el aumento fue de apenas un 0,2%. La estadística refleja, además, que las cifras han vuelto a niveles del año 2005, cuando el ejercicio se cerró con 4,6 millones de pasajeros. En 2012, por ejemplo, fueron 4,7 millones de personas los que se movieron por las dos terminales de Manises.

La previsión para la temporada de invierno también refleja una tendencia negativa tanto en los vuelos programados, que descienden un 7,5% respecto a 2012 (habrá 15.591), como en los asientos ofertados por las compañías, que caen un 4,2%, según los datos de Aena, que atribuye el comportamiento del aeródromo valenciano al descenso en el mercado nacional, principal cliente de Manises. En 2012, por ejemplo, la española fue la principal nacionalidad de los pasajeros (el 34,1%).

Sin embargo, aunque fuentes del sector reconocen que Manises tiene un perfil mayoritario de tráfico de negocios y, por tanto, es más sensible a la coyuntura económica, el principal motivo que esgrimen para explicar su descenso de actividad es la ausencia y pérdida de las compañías de bandera o principales. El último ejemplo se conoció el pasado jueves, cuando la compañía de bajo coste Germanwings publicó en su web la programación para el verano de 2014 y anunció que asume el vuelo Valencia-Berlín, que hasta ahora realizaba Lufthansa.

Esta situación conlleva que no existan conexiones con los principales 'hubs' (aeropuertos que actúan como centros de conexión) o si existen «no son con aerolíneas principales, lo que repercute en los vuelos de carácter empresarial. Bien porque no hay enlaces con Valencia, y los que hay no tienen vuelos suficientes, bien porque no embarcas a directivos en un viaje de incentivos en una low cost», aseguró el director de la consultora Soluciones Turísticas, Alberto Galloso.

Mejorar las conexiones

Las compañías British Airways, American Airlines, Emirates o Air France (opera el vuelo a París de forma compartida con Air Europa) no figuran en el aeropuerto de Manises. «Las principales ciudades europeas o de Estados Unidos no tienen conexión con Valencia, por lo que las empresas optan por realizar los congresos o viajes de incentivos en Madrid, Barcelona o Sevilla», explicó Galloso. Junto a este problema, se añade el descenso de viajes de negocios por la situación económica.

La falta de conexión con los principales 'hubs' también implica que en el caso de las salidas nacionales hacia países extranjeros, como sucede con Latinoamérica, los viajeros tengan que ir hasta Barajas o El Prat. La cifra se anota en sus cuentas y no en la de Manises.

La fundación Turismo Valencia también apuntó este handicap aéreo, por lo que trabaja en conseguir nuevas conexiones a través del programa 'Fly Valencia'. Ya se han desarrollado acciones que han permitido abrir una ruta con Oslo o mejorar las frecuencias con Moscú. Fuentes de la institución apuntaron que en los próximos meses se acudirá al foro internacional 'World Routes', donde se mantendrán reuniones con Delta, Lufthansa, British Airways, United y Qatar Airways, entre otras compañías. Asimismo, como «objetivos prioritarios para 2014», se ha fijado la recuperación de 'hubs' como Heathrow, Nueva York o Frankfurt.

Otro aspecto que, según el sector, influye en los resultados de Manises es la presencia mayoritaria de compañías low cost (representan ya el 60% de los vuelos). «La mayoría son vuelos de valencianos hacia el extranjero», indicó Galloso. «Para crecer hay que potenciar los vuelos de negocios, que son los que generan buenos resultados», apuntó.