La recaudación por las terrazas de los bares se quintuplica desde la ley antitabaco

El ayuntamiento pone al cobro hasta agosto dos millones de euros a 2.875 locales que tienen mesas y sillas en la calle, un millar más que en 2010

PACO MORENOVALENCIA.
Terraza en una calle de Valencia. ::                             IRENE MARSILLA/
Terraza en una calle de Valencia. :: IRENE MARSILLA

La tasa por la ocupación de las calles de las terrazas de los bares se ha convertido desde hace tiempo en un negocio redondo para el ayuntamiento. El año anterior a la aplicación de la ley antitabaco, que prohibe fumar en los establecimientos hosteleros, se recaudaron 415.000 euros, mientras que a 31 de agosto, este ejercicio se habían puesto al cobro 2.072.628 euros.

Esto supone que se han quintuplicado los ingresos por una tasa que no supone ningún gasto adicional para el consistorio. Los empresarios están obligados a limpiar el espacio autorizado, lo que encima ahorra trabajo a las contratas municipales.

El balance del presupuesto municipal de este año, a cuatro meses de acabar el ejercicio, supone también un nuevo récord de mesas y sillas en las calles. Según los datos a los que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, a día de ayer había autorizadas en la ciudad 2.875 terrazas, un millar más que en 2010.

La tasa se pone al cobro en periodo voluntario entre el 1 de marzo y el 30 de abril, aunque luego se actualizan los ingresos conforme transcurre el año. El dato sirve de termómetro para medir la influencia del sector de la hostelería en la vida económica de la ciudad.

En lo que se refiere a las terrazas, fue decisiva la entrada en vigor de la modificación de la ley antitabaco, en enero de 2010. Antes, los clientes de los bares podían fumar en espacios acotados dentro de los locales, por lo que las terrazas no eran tan necesarias para el negocio. Pero a partir de la fecha citada, el consistorio recibió un aluvión de peticiones de bares, tanto para la temporada de verano como el resto del año incorporando estufas de gas.

Así, se pasó de los 415.000 euros citados en 2009 a finalizar un año después con 800.000 euros en ingresos. La progresión siguió con 1.130.500 euros y 1.890.000 euros el pasado ejercicio cerrado, según los datos del presupuesto.

Este año, la previsión del gobierno municipal se ha visto superada de nuevo. La estimación a la hora de confeccionar las cuentas fue que se llegase a 1.730.000 euros, mientras que a 31 de agosto ya se habían superado los dos millones.

Eso sí, la recaudación va a ritmo lento y las arcas municipales han recibido ya 1.326.068 euros, por lo que queda pendiente una cantidad considerable. El incremento inusitado de terrazas ha forzado también a que haya más inspecciones de la Policía Local, sobre todo en la zona de Ciutat Vella. Las sanciones por carecer de licencia de instalación pueden llegar a los 3.000 euros.

Hay que recordar que la licencia de terraza necesita de la autorización definitiva del negocio. Es un error frecuente pensar que la declaración jurada y las primeras inspecciones de los técnicos municipales permiten colocar las mesas y sillas.

Esto ha sido motivo de varias multas, algunas reiteradas por lo que supone una cantidad millonaria para los hosteleros. En la última campaña realizada por la Policía Local el pasado junio, se observó un descenso acusado en el número de multas, al pasar de 120 a 63 sanciones respecto al año anterior.

El ayuntamiento aprobó este mandato las llamadas licencias exprés, una autorización previa con la que ya puede funcionar una empresas sin necesidad de esperar al permiso definitivo. La idea es ayudar en la medida de lo posible a la reactivación de la economía, aunque los locales de ocio necesitan más inspecciones y requisitos que una actividad inocua.

Valencia fue una de las primeras ciudades en aprobar una normativa para las estufas de gas de las terrazas. Aparatos homologados para garantizar la seguridad de los clientes y viandantes. De ahí que con la ampliación de la ley antitabaco, la mayoría de hosteleros optaran por terrazas fijas todo el año, incluso con toldos de lona verticales clavados al suelo para aumentar la comodidad de los usuarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos