Atitlan sale del último interproveedor de Mercadona que controlaba

La sociedad de capital riesgo valenciana vende el 60% de las acciones que poseía en Bynsa tras las desinversiones en Dafsa, Naturvega e Ibersnacks

DOLORES MORETVALENCIA.
Exterior de la planta de Bynsa. ::                             LP/
Exterior de la planta de Bynsa. :: LP

La sociedad de capital riesgo valenciana Atitlan ha vendido el 60% de las acciones que poseía en Bynsa, empresa dedicada a la alimentación de mascotas, a su director general, Roger Mohr. La sociedad fundada y gestionada por Roberto Centeno, yerno de Juan Roig, y Aritza Rodero entró en el proyecto en 2007 y formó una alianza con Mohr para impulsarlo.

La salida del accionariado supone la venta del último interproveedor de Mercadona en el que estaba, ya que Bynsa provee a los supermercados de productos de la marca Compy en exclusiva. En lo que va de año, Atitlan ha vendido sus participaciones en tres proveedores alimentarios de Mercadona: Ibersnacks (aperitivos), Naturvega (ensaladillas, salsas y sandwiches) y Dafsa (horchata, gazpacho y zumos).

Según informó Atitlan, en los seis años en los que han estado en el capital se han realizado importantes inversiones que superan los 15 millones de euros para optimizar los resultados de Bynsa. Gracias a esto, dispone de una capacidad productiva que supera las 156.000 toneladas y cuenta con una cartera de productos renovada. Además, la plantilla ha crecido hasta 94 personas, tras generar 50 puestos de trabajo en estos años. Su facturación en 2012 fue de 74 millones de euros en 2012.

Tras alcanzar los objetivos que se marcaron los socios tras su alianza, Roger Mohr decidió adquirir el 60% del capital que tenía Atitlan, que de esta forma rentabiliza sus inversiones realizadas desde 2007. La sociedad no informó de la rentabilidad obtenida tras la desinversión en Bynsa.

Según Mohr, la alianza con Atitlan permitió realizar una «profunda transformación en Bynsa». Este hecho, «pone de manifiesto que ha sido el mejor de los socios posibles para convertir a la compañía en una de las referencias de su sector», indica. En la nueva etapa, el objetivo será «consolidar el crecimiento de Bynsa y continuar generando riqueza y empleo en Aragón».

Por su parte, Aritza Rodero, consejero delegado de Atitlan, explicó que cuando la sociedad entró en 2007 en el accionariado de Bynsa eran «conscientes del gran reto al que tenían que hacer frente». Rodero afirma que tras «un duro trabajo se ha conseguido transformar Bynsa en una empresa líder en su sector y conformar un gran equipo que podrá afrontar el futuro empresarial con plenas garantías».

Tras esta venta, Atitlan conserva dos empresas participadas, ambas en fase muy temprana: Elaia, dedicada a la explotación de olivares, y Sea 8, especializada en acuicultura. La primera posee explotaciones de olivares en Extremadura, Portugal y Marruecos. Atitlan es socio al 50% con Sovena, interproveedor de aceite de oliva de Mercadona.

Roberto Centeno ya ha manifestado su interés por explorar otros sectores además de la industria y el sector agroalimentario como el turístico, el sanitario -al intentar entrar en Ribera Salud- o el educativo. Su objetivo, según explicó en una jornada empresarial, es acometer dos nuevas inversiones por año, especialmente en empresas exportadoras.

Fotos

Vídeos