Una mujer denuncia que la drogaron para robarle 6.000 euros

La Guardia Civil investiga si le dieron 'burundanga'

CARLOS GIMENOTAVERNES.
Burundanga en estado natural, y preparada químicamente para su ingesta. / LP/
Burundanga en estado natural, y preparada químicamente para su ingesta. / LP

Una vecina de Tavernes de la Valldigna, cuya identidad responde a las iniciales C. J., ha denunciado ante la Guardia Civil que tres ladrones la drogaron para anular su voluntad y sustraerle 6.000 euros de su cuenta bancaria. La Guardia Civil ha interrogado a dos sospechosos, aunque los individuos quedaron libres.

La víctima, de unos 60 años de edad, acudió al banco para retirar algo de dinero con el fin de acudir al mercadillo y pasar el fin de semana. Su intención era sacar 120 euros. Sin embargo, al final fueron más de 6.000 euros los que extrajo sin ser consciente de lo que hacía, según la denuncia.

Tras salir de una entidad bancaria situada en la carretera de Tavernes, en pleno centro, se le acercó una mujer con buena presencia y le dijo que tenía que sacar más dinero. Dos hombres más se sumaron al grupo. Sin saber cómo, la víctima entró en la sucursal otra vez para sacar 3.000 euros que entregó a estas tres personas. Seguidamente le dijeron que tenían que ir a otro banco «y sacar más dinero». Era un jueves y la calles de Tavernes de la Valldigna estaban llenas de gente.

La acompañaron por el centro de Tavernes, evitando pasar por el frontal de establecimientos que tuvieran cámaras de seguridad hasta llegar a una nueva sucursal, donde extrajo 3.000 euros más sin tener la capacidad de negarse, según su versión. Después la subieron en un coche y la dejaron en la zona del Vergeret. No le hicieron ningún daño físico. Al llegar a casa, la mujer se sintió aturdida y empezó a ser consciente de los hechos. Fue entonces cuando le comentó a su marido que había sacado 6.000 euros del banco y que los había dado «sin saber por qué».

Los hechos fueron puestos en conocimiento de la Guardia Civil, que inició una investigación. Días después fueron interrogados dos individuos en Gandia por estos hechos, pero la vecina de Tavernes no los reconoció.

Aunque no está confirmado que este comportamiento sea por la administración de la conocida como 'burundanga', todo apunta a que podrían haberle administrado por inhalación esta droga a la víctima. El estupefaciente también se llama 'escopolamina' y anula la voluntad del intoxicado de forma inmediata.