Federico Giner cesa su actividad en Tavernes y despide a 124 personas

La mercantil prevé un parón temporal del trabajo y los representantes sindicales han organizado una reunión informativa

C. GIMENOTAVERNES.

La empresa Federico Giner SA de Tavernes ha comunicado el despido a 124 personas. A partir de ayer, la relación laboral de estos trabajadores con la mercantil ha acabado. La empresa comunicó el martes el cese de la relación laboral de 30 trabajadores de la filial Industrias Metálicas Carbó, y ayer miércoles se hizo lo propio con 94 empleados de Federico Giner SA.

Tras estas noticias, los representantes sindicales han comunicado que hoy, a las 11 horas, se realizará una asamblea informativa en la Casa de la Cultura para tratar estos despidos y la situación que ahora afrontan los trabajadores. La noticia no viene de nuevo, el 14 de junio ya comenzaron las negociaciones entre trabajadores y la empresa para tratar de llegar a un acuerdo ante las dificultades económicas y financieras que presentaba esta industria del mueble escolar y de carros para portaequipajes. En esa fecha, LAS PROVINCIAS ya publicó la intención de la mercantil de presentar un ERE mediante el que se pedía el fin de la relación laboral de todos los trabajadores con la empresa.

Se buscaba llegar a un acuerdo que, a priori, era complicado. Ahora, se ha comunicado el despido de 124 trabajadores y la empresa realizará un parón temporal de la actividad. El panorama no es nada bueno para los empresarios, y mucho menos para los trabajadores. Estos despidos y el paro temporal no tienen porqué significar necesariamente el cierre de la empresa.

Se baraja una continuidad con una tamaño menor. El Fondo de Garantía Salarial podría indemnizar a los operarios, aunque serían cantidades más inferiores que las que, en otros circunstancias, corresponderían. Desde hace muchos meses Federico Giner arrastraba problemas de liquidez por la falta de pagos de algunas administraciones ante los pedidos servidos y por la imposibilidad de lograr financiación bancaria. Esta circunstancia derivó en un goteo de despidos y en un incumplimiento de parte de las obligaciones de la empresa con sus operarios. Ahora el ERE ha desembocado en un despido masivo de 124 personas.

Queda por ver qué opciones les quedan a los trabajadores en la defensa de sus derechos, y si la empresa, con más de cien años de historia y una buena cartera de clientes logra mantenerse a flote o sucumbe definitivamente. En su día los representantes de la empresa confiaban en dar un soplo de vida a la mercantil pese a tomar decisiones muy difíciles. Hasta ahora la crispación por la delicada situación de los trabajadores no ha hecho más que crecer.

Fotos

Vídeos