La AVL asegura que el valenciano no se habló hasta que lo trajeron los catalanes

La entidad normativa presenta una declaración en Les Corts contra los populares por pedir a la Real Academia Española que separe el valenciano del catalán

F. RICÓSVALENCIA.
Miembros de la AVL en el saló de Corts del Palau de la Generalitat junto al presidente Fabra. ::                             EFE/
Miembros de la AVL en el saló de Corts del Palau de la Generalitat junto al presidente Fabra. :: EFE

La formación que impulsó en los años 90 la creación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua y que blindó la entidad con la reforma del estatuto como una de las instituciones autonómicas más difíciles de erradicar, el PP, ha visto ahora cómo su obra ha presentado en Les Corts un escrito que supone una rectificación en toda regla de la política que impulsan los populares.

La Acadèmia reitera en esa «declaración institucional» que «valencianos, catalanes, baleares y los habitantes de otros territorios de la antigua Corona de Aragón compartimos una misma lengua». De este modo, la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) contesta a una proposición no de ley del PP, presentada el pasado 13 de junio, para solicitar a la Real Academia Española de la Lengua que considere el valenciano como una lengua propia e independiente del catalán.

El grupo parlamentario popular defiende en su iniciativa que «después de más de 2.000 años de vida intensa, los valencianos podemos (...) escribir nuestra historia y (...) las sucesivas aportaciones de otros pueblos, que hemos asimilado y transformado y la han ido enriqueciendo por nuestra apertura y permeabilidad a influencias foráneas».

En la misma iniciativa de los populares se indica que «las aportaciones griegas y romanas, visigodas y bizantinas, musulmanas, castellanas, aragonesas, catalanas, europeas y mediterráneas en general, africanas, judaicas y americanas se asimilan transformándolas en la dirección de nuestra propia idiosincrasia».

Para el PP, el habla de los valencianos «que parte, sin duda, de la más profunda prehistoria, se escribe ya desde el siglo VI antes de Cristo con el lenguaje ibérico y, después de las aportaciones sucesivas a partir de las fenicias, griegas y latinas, ha llegado a nuestros días en la forma en la que la conocemos».

Destacan los populares que «nuestro idioma valenciano, después del fecundo Siglo de Oro de las letras valencianas, el primero de la península y, después del cultivo posterior durante un poco más de 600 años, ha conseguido una identidad y personalidad propias que permiten considerarlo, sin duda, como una legua o idioma».

Los populares consideran que «los valencianos tenemos todo el derecho del mundo a denominarla y regularla como consideremos conveniente, tal y como han reconocido los más reputados e independientes filólogos y lingüistas».

Y ante la iniciativa parlamentaria de los populares, encaminada a que la máxima autoridad lingüística en España, la Real Academia Española de la lengua (RAE) reconozca el valenciano como una lengua independiente del catalán (tal y como figuraba hasta 1970 y como refleja el estatuto de autonomía de la Comunitat Valenciana), la AVL, dirigió ayer a la Mesa de Les Corts «una declaración institucional» sobre la proposición no de ley del PP en la que dejan clara su postura: la lengua que se habla en la autonomía valenciana no es el valenciano sino el catalán.

Los académicos de la AVL aseguran en su escrito que el valenciano propiamente dicho «se conformó a partir del siglo XIII en que fue traído aquí por los repobladores catalanes y aragoneses venidos con Jaume I, como demuestra la historia, la documentación medieval, la onomástica y la filología, en especial la fonética, la morfología, la sintaxis y el léxico históricos, que muestran su procedencia del latín».

Y añaden desde la AVL que «por eso, valencianos, catalanes, baleares y los habitantes de otros territorios de la antigua Corona de Aragón, compartimos una misma lengua, a pesar de que a causa del paso de los siglos cada zona ha mantenido o incorporado formas y vocablos propios».

Los académicos consideran que las particularidades lingüísticas se explican muchas veces por el legado que han aportado distintos pueblos «como el árabe, el aragonés, el castellano, el francés o el occitano», pero añaden que «las reliquias de los pueblos remotos como el íbero son inexistentes o imperceptibles».

Cabe recordar que el dominio de celtas e íberos fue quebrado por la conquista romana de toda la península ibérica, un hecho que se inició dos siglos antes del naciomiento de Cristo y que estuvo precedido por unos años de dominación cartaginesa. El legado de la romanización tuvo su continuidad tras las invasiones bárbaras con el reinado de los godos (el latín seguía siendo la lengua común), a los que sucedieron los musulmanes en el siglo VIII. Fue una dominación de medio milenio sobre una población autóctona cuya lengua madre era el latín heredado del dominio del imperio romano.

Para enmendar la plana a la dirección del grupo parlamentario popular, la AVL envió ayer a la Mesa de Les Corts el escrito en el que también recuerda que el 9 de febrero de 2005 aprobó por unanimidad su «dictamen sobre los principios y criterios para la defensa de la denominación y entidad del valenciano». Además, indica que ese dictamen se envió al Gobierno valenciano y a la Cámara autonómica y asegura en su escrito que «confía» en los servicios de documentación de Les Corts para que faciliten al portavoz del PP, Jorge Bellver «el mencionado dictamen».

Además, avisa a la Mesa de Les Corts que el texto de la proposición no de ley del PP del pasado 13 de junio «vulnera el ordenamiento jurídico valenciano en la medida que ignora un pronunciamiento oficial (el dictamen sobre principios y criterios para la defensa de la denominación y la entidad del valenciano) y que no respeta en la redacción la normativa lingüística oficial de la AVL», que es de aplicación «obligatoria» a todas las administraciones públicas de la Comunitat.

La AVL también «pide con firmeza» al órgano de gobierno de Les Corts que traslade a los grupos parlamentarios «que no se utilice la lengua como instrumento político de confrontación entre los valencianos».

La declaración institucional que ayer presentó la AVL ante Les Corts no sentó precisamente bien en el seno del grupo parlamentario popular. Fuentes de la dirección del grupo aseguraron que la entidad que procede «directamente de la soberanía popular es el Parlamento valenciano, no la AVL» por lo que la Cámara autonómica es «de rango superior» a la citada Acadèmia Valenciana de la Llengua, «que es un órgano consultivo» y sus opiniones no atan las decisiones que adopten los diputados, «sobre todo aquellas encaminadas a defender el estatuto, porque este recoge que las lenguas que se hablan en la Comunitat son el valenciano y el castellano y ninguna otra».

En el sector valencianista del PP - y más aún en el de fuera del PP- hay malestar con la AVL. Observan la entidad como un órgano teóricamente creado para defender el valenciano aunque la realidad les indica que no es ese el objetivo.

Fotos

Vídeos