La apuesta ofensiva del Alzira queda sin premio

El equipo de la Ribera se estrella con los palos y sólo puede empatar en casa, lo que le obliga a jugarse en Cantabria el ascenso a Segunda B

VICENT CUCARELLAALZIRA.
Los jugadores del Alzira celebran con la afición su gol. ::                             A. TALAVERA/
Los jugadores del Alzira celebran con la afición su gol. :: A. TALAVERA

El Alzira no pudo sacar un buen resultado del Luis Suñer y el empate a uno con que se cerró el partido deja la eliminatoria abierta, aunque a nadie escapa el favoritismo del Tropezón, al anotar fuera de casa, por el doble valor de los goles a domicilio.

Pese al empate, el encuentro pudo haber finalizado con victoria del conjunto de la Ribera, que gozó de muchas ocasiones para viajar a Cantabria con una renta favorable. En especial, dos lanzamientos que se estrellaron en el larguero. El último de ellos llegó en el minuto 90, lo que desesperó a los más de 3.000 espectadores que asistieron al encuentro. En los primeros compases del partido, el Tropezón fue protagonista al presionar arriba, tratando de sorprender a los alcireños. Poco a poco el dominio se niveló y en el minuto 23 David Verdú puso el 1-0 tras un fuerte disparo.

Cuatro minutos más tarde comenzaba el infortunio y Óscar Prats estrellaba el balón en el larguero, rebotando posteriormente sobre la línea de gol sin que se concediera el tanto. Con este dominio local, que hacía presagir una cómoda victoria, finalizó la primera parte. En la reanudación el Alzira salió a por todas. Fruto de esa ambición, el técnico local, Dani Pons, realizó un cambio y sacó del campo a Valiente por el camerunés Pierrick, con tal de buscar la portería visitante. Pero el experimiento no funcionó. El centro del campo local se desestabilizó y el Tropezón lo aprovechó. Perujo cogió la espalda al conjunto alcireño y anotó el gol del empate. La próxima semana se decide la eliminatoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos