Ximo Puig exige la rescisión del contrato con la adjudicataria de la sanidad en Dénia y comarca

El líder del PSPV destaca que «el experimento de poner la salud al servicio del mercado en la Marina Alta ha sido un fracaso para los ciudadanos»

R. GONZÁLEZDÉNIA.
Ximo Puig exige la rescisión del contrato con la adjudicataria de la sanidad en Dénia y comarca

El líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, exigió ayer a la Generalitat que rescinda el contrato con la empresa que gestiona la salud en la Marina Alta. El secretario general del PSPV se mostró así de tajante tras reunirse en la Casa de Cultura de Dénia con la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública.

Puig reafirmó que su partido defiende un sistema público y de calidad de la salud y que en la comarca la situación es negativa debido a los problemas que genera la gestión privada, con municipios sin guardias de urgencias nocturnas y poblaciones con solo unas horas de médico a la semana, lo que «deteriora la calidad». En su opinión, «el experimento del poner al servicio del mercado y del negocio la salud en la Marina Alta ha sido un fracaso para los ciudadanos».

El secretario general de los socialistas recalcó la necesidad de que la Conselleria de Sanidad se encargue de la salud para que los habitantes de esta zona sean atendidos igual que en otra comarca.

Según apuntó, «si la Generalitat Valenciana no rescata la concesión, lo haremos los socialistas en 2015 cuando estemos en el gobierno». Puig insistió en que será su formación la que recupere el Hospital de Dénia y el resto de centros para la salud pública porque el objetivo es que «los ciudadanos sean iguales ante la enfermedad».

Por ello, lamentó que para los gestores sanitarios sea «más importante la cuenta de resultados» que avanzar y mejorar en la gestión sanitaria.

Ximo Puig expresó su total apoyo a las reclamaciones de los socialistas de Dénia y de la Plataforma, porque la sanidad deber ser «publica y de calidad y ha de mejorar cada día». Una de las quejas que este último colectivo le trasladó al líder socialista fue el malestar por el tratamiento que se da a los crónicos, ya que el Hospital de Dénia desvía muy pocos pacientes al Hospital de Atención a Crónicos y Larga Estancia (HACLE) de La Pedrera, tan solo nueve el pasado año, mientras el número de enfermos procedentes de otras comarcar supera con gran diferencia a los de la Marina Alta.

Para Puig, «ponerle precio al sufrimiento no es decente» y refleja una «falta de conciencia». En este sentido, el líder del PSPV de Dénia, Vicent Grimalt, destacó la «hipocresía del PP y de la alcaldesa», Ana Kringe, por «salir ahora abanderando» la reclamación a la concesionaria para que desvíe pacientes a La Pedrera, cuando pese a las mociones presentadas no se había erigido en «defensora» de estas cuestiones. A su juicio, ahora es así por «la presión de la calle».

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública ha iniciado una campaña de recogida de firmas para pedir a la Conselleria de Sanidad que rescate la gestión del departamento de Salud de Dénia, que en la actualidad gestiona la empresa adjudicataria del servicio, Marina Salud. Una petición a la que se han sumado en las últimas semanas los sindicatos y los partidos políticos de EU, PSPV y Bloc Compromís, ERPV y diversos colectivos que rechazan la forma de proceder de la concesionaria en lo que a recortes se refiere.

Puig también anunció que presentarán una propuesta al Congreso, el Senado y les Corts, para que se «desfronterice la atención sanitaria» y haya menos problemas para atender a personas de otras comunidades autónomas.

Por otra parte, la diputada de EU, Marina Albiol, remarcó ayer que, ante la situación de los cinco departamentos privatizados, la conselleria debería volver a gestionarlos.