«No estamos vendiendo bien el basket»

El escolta valora la continuidad de Perasovic: «Me beneficia que el día a día sea duro. Por eso vine aquí y estoy contento» Pau Ribas Jugador del Valencia Basket

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.
Pau Ribas posa para LAS PROVINCIAS antes de realizar la entrevista. ::                             JESÚS SIGNES/
Pau Ribas posa para LAS PROVINCIAS antes de realizar la entrevista. :: JESÚS SIGNES

El Valencia Basket ya está de vacaciones. Un trago difícil de asumir, en primer lugar, para los deportistas. Pau Ribas es de los que prefieren dar la cara en los momentos malos. Y no sólo se moja con lo ocurrido en el play-off con el CAI sino con el sistema de competición, la huelga de la ABP, Perasovic, la Euroliga, lo mal que se vende el baloncesto... y las selecciones nacionales.

-Vaya palo contra el CAI.

-Ha sido un palo duro después de un año con muchas expectativas y un error muy grande quedar eliminados a las primeras de cambio.

-¿Decepción o fracaso?

-Fracaso no es la palabra ideal. Es una decepción pero también un objetivo no cumplido, porque todos lo queríamos y era factible. Hay que ser críticos porque tendríamos que haber pasado. Estoy decepcionado.

-La confirmación del club con Perasovic es un mensaje claro.

-Es lo que todos sabemos y pensamos. Ahora hay que ver que equipo se forma porque es evidente que siempre hay cambios.

-La relación del técnico con ustedes es más profesional que personal. ¿Es una buena definición?

-En baloncesto hay mucha táctica, entrenamiento y química de grupo. Tiene que ser así, el técnico es el técnico y los jugadores los jugadores. Puede haber más o menos feeling pero lo importante es el trabajo.

-Y Peras es un técnico duro.

-Es algo que define a la escuela balcánica, pasa también con Ivanovic. Va ligado a lo que han vivido y aprendido. Cada sociedad es distinta, no es lo mismo la española que la serbia o la croata. Aquí la gente es más abierta y los entrenadores más dialogantes. Son sociedades y estilos, nada más. Hay que respetarlo.

-Y la entidad ha decidido apostar por un estilo exigente.

-Todo el mundo sabe que estilo está buscando el club porque el lema de la camiseta es el que es. Sabes dónde vienes y a lo que vienes. Pensar más allá es inútil. Creo que me beneficia que el día a día sea duro porque soy un jugador que física y mentalmente aguanta. Por eso vine aquí y estoy contento.

-¿Pero entiende que haya compañeros que hubieran preferido que se bajase el pistón?

-Hay gente que aguanta más y gente que aguanta menos. A lo mejor con un pistón más bajo nos hubiéramos ido a casa antes. Con las lesiones puede ser que hayan jugadores que las sufrieron más por exigencia de minutos.

-¿Hay que cambiar el sistema de competición en la ACB?

-Cuando están los ocho mejores equipos compitiendo ves buen baloncesto e igualdad. Creo que habría que promocionarlo y venderlo de otra forma. Con este formato, por ejemplo, si pierdes el primer partido ya estás con el agua al cuello.

-¿Estamos matando el basket?

-Al baloncesto lo tenemos que proteger todos, desde los jugadores a los directivos. No lo estamos vendiendo bien y creo que se podría hacer de otro modo.

-Ponga un ejemplo.

-Cuando vas a los partidos ves a mucha gente en los pabellones pero en televisión se sigue mucho menos. Eso se tiene que mejorar. Los jugadores ponemos nuestra aportación pero necesitamos ayuda.

-Y encima falta dinero.

-Los patrocinadores y entes públicos están muy mal y eso perjudica a los clubes. Pero nos queda el aficionado, que es el que siempre está y no falla. El que consume baloncesto. Jugamos para ellos y la Liga ha ido a más anotación y dinamismo. A la gente le gusta el baloncesto pero el reclamo no les atrae. Hay que solucionarlo y saber venderlo.

-¿Y cómo se logra eso?

-Cuidando al aficionado y al espectador, como hacen otros deportes. La Fórmula 1 no era nada y se ha subido a un nivel altísimo. La televisión vende muy bien ese producto.

-El baloncesto tampoco ayuda. Mire lo que pasa con la Euroliga.

-Para vender el producto hay que tener las cosas claras. Y con la Euroliga no sucede porque el aficionado se pierde. A nadie le interesa que sea así pero es una empresa privada. A partir de ahí puedes decir lo que quieras pero poco aportamos.

-¿Ayuda a vender el baloncesto que la ABP convoque una huelga con once equipos de vacaciones?

-Los jugadores estamos en un momento crítico. Nos vemos muy perjudicados y no sólo por temas económicos. En cualquier otro ámbito serían anticonstitucionales muchas cosas que pasan.

-¿Por ejemplo?

-Que no puedas cambiar libremente de empresa cuando acabas un contrato o que no te garanticen el pago del salario. Son muchas cosas.

-Pero es cierto que la ABP incidió mucho en la financiación del sindicato. No hubo tanta movilización con los impagos del Lleida o el Valladolid.

-La verdad absoluta no existe pero hay una forma de financiar el sindicato desde hace veinte años y con unos derechos adquiridos. Es normal que se acepte una rebaja pero no se puede radicalizar.

-¿Sabe que en su club no sentó bien que ustedes apoyaran la huelga porque aquí siempre cumplen?

-Los jugadores del Valencia Basket no tenemos ningún motivo para quejarnos. El club cumple sus compromisos pero no vivimos en una burbuja. Tienes equipos donde has jugado o donde tienes compañeros que lo están pasando mal.

-¿Es cierto que la clave fue un grupo de whatsapp?

-Es un sistema que facilita mucho las cosas y donde te puedes comunicar rápido. Estuvimos muchas horas pendientes del tema y hablando entre nosotros. Desde Valencia se hizo mucho para arreglarlo.

-¿Le ilusiona el Eurobasket?

-Jugar un Europeo con una selección como la nacional sería algo muy importante. El verano pasado entrené con ellos y este año creo que he dado un paso adelante.

-¿Es un tema tabú preguntar a un jugador catalán con qué selección le gustaría jugar?

-No debería ser complicado explicar que eres una persona y aparte eres deportista. Y tienes tus opiniones como cualquier ciudadano. Pero como la mayoría de la gente no es capaz de diferenciar las dos cosas, muchos no opinamos en público. Puede perjudicarte profesionalmente, por eso nos mojamos poco.

-Es triste.

-Es injusto que no puedas expresarte libremente sobre cualquier cosa, de política o de economía.

-¿Y por qué sucede?

-Hay gente que no entiende que profesionalmente quieras jugar con una selección. Es tan fácil como ver que hay jugadores nacionalizados, y con ellos no pasa nada. Se acepta.

-Explíquese.

-Nadie piensa que, por ejemplo, un jugador americano que juega en la selección rusa tenga que sentirse ruso y no americano. No todo es blanco o negro. A lo mejor si vives veinte años en Alemania te acabas sintiendo alemán. Es algo personal.

-También hay mucha gente que piensa que un jugador que no se sienta español no debería jugar en la selección.

-El jugador americano que se nacionaliza azerbaiyano lo hace porque profesionalmente le interesa. El trabajo es una cosa y las ideas de una persona otra. Las selecciones están formadas por un arraigo pero también por un componente deportivo, profesional.