Luto en la pilota valenciana por el fallecimiento de Núñez

Expilotari redondo, un zurdo fuerte y técnico que se quedó a un paso de ser número uno, tenía 43 años y se retiró hace ocho meses

GUILLEM SANCHISVALENCIA.
Núñez, durante una partida del Circuit Bancaixa. / Juanjo Monzó/
Núñez, durante una partida del Circuit Bancaixa. / Juanjo Monzó

Antonio Núñez Celda, conocido en el trinquete como Núñez, falleció ayer a los 43 años, ocho meses después de colgar los guantes en septiembre del año pasado. El jugador fue hallado muerto en la casa que su familia tenía en Requena. Núñez estaba casado y tenía dos hijos pequeños. El funeral se celebrará hoy en su localidad de adopción, Moncofa, a las 17 horas.

La primera reacción a su fallecimiento llegó en la redes sociales, donde compañeros y aficionados expresaron su dolor por la pérdida. «Un día de mierda, nos deja el zurdo de oro, grandísimo pilotari y mejor amigo», escribió en Twitter Jose Cabanes 'Genovés II'. «Descansa en paz, Toni, siempre nos quedarán los buenos recuerdos», señaló Puchol II.

A última hora de la mañana de ayer llegó el comunicado de Val Net, la empresa a la que perteneció el escaleter hasta septiembre del año pasado: «Queremos expresar nuestro profundo dolor por esta gran pérdida humana y deportiva. Núñez fue un pilotari magnífico, además de una gran persona y un profesional que cumplió hasta el última día de su carrera».

También expresó su dolor el presidente de la Federació de Pilota Valenciana, Daniel Sanjuán, quien comentó que en la entidad están «consternados» por el fuerte golpe. «La muerte de Núñez deja una profunda herida en el mundo de la pilota», añadió el dirigente.

Núñez se formó como jugador en el club de Quart de Poblet, en la modalidad de frontón. Fue máxima figura de la especialidad, desde la que dio el salto a la galotxa y pronto, cuando apenas contaba con 20 años, accedió al mundo profesional de la escala i corda. En poco tiempo se estaba enfrentando a los mejores restos de la modalidad, incluidos Sarasol, Genovés o Pigat II.

Era el resto perfecto. Zurdo, con un dau de carxot demoledor, y muy buena mano derecha, con la que era capaz golpear de rebot o de volea. De Núñez siempre dijo Álvaro que era el rival más duro. Precisamente contra el de Faura perdió la única final del Individual que jugó, en 2001. Aquella era su época dorada, su mejor momento, la gran oportunidad perdida.

Fue un gran manomanista, pero todavía brilló más por equipos. Disputó cuatro finales del Circuit Bancaixa, de las que ganó dos, la última, rozando los 40 años, en 2007, con Melchor y Tino. Núñez se mantuvo activo hasta los 43 años. De hecho, la última final del Bancaixa que disputó fue hace solo dos años.

Fotos

Vídeos