Los veterinarios alertan del consumo de carne de toro sin control sanitario

Denuncian que unos 2.000 animales entran en la cadena alimentaria sin que un especialista analice su estado tras los 'bous al carrer'

A. CH.VALENCIA.

Nueva alerta sanitaria y gastronómica sobre la mesa. «Es una amenaza para la seguridad alimentaria la entrada sin control en la cadena de los alrededor de 2.000 toros cerriles que cada campaña de 'bous al carrer' se sacrifican tras celebrarse los festejos de este tipo». Es la afirmación que lanzan desde el Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV), para advertir de la no presencia de un veterinario en la mayoría de estos actos para que certifique que todo esta en orden antes de enviar al matadero al animal.

«La autorización sanitaria no es un trámite más. Es algo esencial que debe ser expedido por un facultativo para garantizar, entre otras cosas, la seguridad de la carne y la ausencia de residuos que podrían ser nocivos para los consumidores de ese animal tras ser convertido en alimento», argumenta Francisco Beltrán, presidente del Colegio de Veterinarios de Valencia.

Como en otras regiones

Los especialistas en salud animal alaban los esfuerzos de la Conselleria de Agricultura «por hacer cumplir la legislación al reclamar ciertos trámites y condiciones». Beltrán lamenta el «empecinamiento» por parte de las asociaciones y peñas ligadas a los 'bous al carrer' «a incluir una mejora tan simple».

Los veterinarios inciden en que la presencia de estos especialistas en este tipo de celebraciones es «preceptiva» en regiones como Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Aragón, Cataluña, La Rioja y Navarra.

Además de la alerta sanitaria de la entrada de esta carne «sin control», según los veterinarios, el incumplimiento de la legislación, a juicio de los veterinarios, «no ayuda a que los 'bous al carrer' sean declarados Bien de Interés Cultural», como ya intentaron el año pasado las peñas y asociaciones que integran esta fiesta.

Fotos

Vídeos