Los fondos valencianos de la Corona de Aragón dividen a Lo Rat Penat y a la RACV

La Conselleria de Cultura muestra su satisfacción por la resolución del Constitucional y estudia si solicitar o no el traslado de los documentos

C. VELASCOVALENCIA.

El Archivo de la Corona de Aragón conserva el pasado de los valencianos en millones de documentos, desde el año 844 hasta el siglo XVIII. Entre los tesoros de papel, destaca el 'Llibre del Repartiment', que es el acta fundacional del Reino de Valencia. Todos estos legajos pertenecen a los ciudadanos de la Comunitat, es decir, la ley valenciana de archivos incluye el Archivo de la Corona de Aragón en la red documental autonómica. Los documentos valencianos ubicados en Barcelona son de la Comunitat aunque el titular de los mismos es el Estado a través del Ministerio de Cultura.

El Tribunal Constitucional avaló en una resolución que los legajos valencianos de la Corona de Aragón se integran en el sistema archivístico valenciano. ¿Se podrían reclamar para que se ubiquen en Valencia? Esta cuestión divide a las instituciones valencianistas. Por un lado, Lo Rat Penat se muestra partidaria de solicitar «enérgicamente» que tales documentos se trasladen a la Comunitat. Por otro lado, la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) considera lógico mantener la unidad documental del archivo pero remarca que su gestión depende «no sólo del gobierno catalán, sino de un patronato donde están representados los extintos territorios de la Corona».

Enric Esteve, el presidente de Lo Rat Penat, explicó que «desde hace años ya se debería haber reclamado que la documentación valenciana se pueda consultar aquí». El líder valencianista recordó cómo Cataluña solicitó que la documentación relativa a su territorio abandonaran el Archivo General de la Guerra Civil Española situado en Salamanca. Desde tiempos de Jordi Pujol se reclamó la devolución de unos legajos que consideraban parte de un botín de guerra. En 2006, 500 cajas de documentos viajaron a Cataluña. Así el depósito perdió su unidad, aunque el Tribunal Constitucional avaló tal actuación.

«Nosotros tenemos los mismos derechos o más para reclamar lo que es nuestro», apuntó Esteve. «Debemos reivindicar nuestra historia con energía y rotundidad para que nadie se apropie de lo que no les pertenece», apostilló. Y planteó otro escenario: «Si Cataluña se independiza, yo no quiero que los fondos de la Comunitat estén en otra país que no sea España. Ante esta posibilidad deseo que el pasado de mi pueblo esté en mi casa, es mi herencia». Para el responsable de Lo Rat Penat, «no tiene sentido que estos legajos no estén aquí y sí al alcance de un Gobierno que manipula».

En el sentido opuesto se manifestaron desde la RACV. Su secreatria, Amparo Cabanes, subrayó que el archivo de la Corona de Aragón «jamás ha estado en Valencia». Se trata de un depósito documental «único y unido» sobre fondos de los extintos territorios de la Corona, que no sólo incumbe a la Comunitat, Islas Baleares, Cataluña y Aragón, sino también a Italia. Cabanes abogó por que sea el Patronato, donde están representadas las autonomías, la institución que vele por el futuro del archivo.

La secretaria de la RACV se felicitó por la resolución del Tribunal Constitucional, que reconoce el mismo derecho a la Comunitat y a Cataluña sobre los fondos de la Corona de Aragón. «No nos parecía justo que el Gobierno socialista recurriera una ley valenciana de archivos que contemplaba la misma disposición que el Estatut catalán», aunque quizá se actuó «por ignorancia». Desde la RACV descartan cualquier acción para solicitar los fondos valencianos a la Comunitat de la Corona de Aragón.

Por último, fuentes de la Conselleria de Cultura mostraron «su satisfacción» por la sentencia del Tribunal Constitucional y destacaron que a partir de ahora «se estudiarán las posibilidades que se abren sobre este tema», es decir, aún no han tomado una decisión sobre si solicitar los fondos valencianos o no.