Los milagros vuelven a la calle

Cerca de 350 niños recrean este domingo en doce altares de la ciudad hitos de la vida de San Vicente FerrerCon esta tradición centenaria se rinde homenaje a la figura del santo, al que la iglesia atrubuyó en su canonización más de 800 milagros

DANIEL VALEROVALENCIA.
Los milagros vuelven a la calle

Se acerca la festividad de San Vicente Ferrer, y con ella, los milagros volverán a tomar las calles de Valencia. Este año son doce los altares que rendirán homenaje al patrón de la Comunitat con la representación de algunos de los hitos de su vida, recreados por niños. «Es una celebración que tiene alrededor de 400 años. La tradición comienza no mucho tiempo después de su muerte», cuenta el presidente de la Junta Central Vicentina, José Miguel López.

Hasta la cita del domingo, en la que cada uno de los altares acogerá en la vía pública la representación del milagro escogido para esta edición, los 350 pequeños encargados de la recrearlos se esfuerzan al máximo por hacerse con el primer premio en el concurso de milagros, que se conocerá mañana. «Hoy tendrán lugar las cuatro representaciones que restan de las doce programadas para el concurso. Y la verdad es que hay mejor nivel que el año pasado. Se nota el esfuerzo y la preparación», anticipa López.

Se trata de una tradición que suele gustar entre los pequeños que intervienen en ella. De hecho, muchos participan hasta que ya no se les permite hacerlo. «Sólo pueden actuar niños menores de 14 años, y la mayoría suelen repetir desde pequeños hasta que alcanzan esta edad», cuenta López, que añade que los pequeños viven la celebración «conscientes de que se trata de una importante tradición».

La cantidad de niños disponibles en cada altar determina la obra que se escoge para ser representada. «Según los pequeños disponibles en cada altar se busca un texto que pueda representarse en condiciones y se comienza a trabajar con él», cuenta López. Los escritos también tienen su propia historia, y muchos un importante valor literario. «Se trata de textos muy antiguos. Los hay de Escalante, Bernat i Baldoví, Azorín, Félix Pizcueta», apunta el presidente.

El valor de cada uno de los altares en los que tienen lugar las representaciones tampoco se queda atrás. Los hay hasta góticos. «Todos tienen valor patrimonial y también sentimental», cuenta López. La asociación más antigua es el Altar del Mar, ubicado en la calle que le da nombre. «También lleva muchísimo tiempo el Altar del Mercado», añade.

Las actas de canonización reconocen a San Vicente Ferrer como el autor de más de 800 milagros probados. Es por este motivo que el patrón de la Comunitat está considerado el mayor taumaturgo de la Iglesia, tanto por el número de milagros como por la importancia de estos. Además de la representación de los milagros, se rendirá homenaje a su figura con la tradicional procesión cívica y ofrenda floral en su honor hasta la Casa Natalicia el lunes por la mañana y otra procesión general a partir de las 19.00 horas, antes de que cada asociación proceda a la bajada del santo.