Benissa cierra sus cuentas, por primera vez, con un superávit de 862.000 euros

AMANDA ORTOLÁBENISSA.

El alcalde, Juan Bautista Roselló sacó ayer pecho de su gestión economica al frente del ayuntamiento de Benissa ya que «por primera vez desde hace varias legislaturas» se logra un superávit en el cierre de las cuentas. Los ingresos y los gastos recogen una diferencia de 862.000 euros, una cantidad que deberá destinar a amortización de la deuda.

El primer edil mostró su satisfacción por estos datos y los ha atribuido al modelo de gestión económica que ha aplicado su gobierno durante el pasado ejercicio. Unos resultados que son fruto, según Roselló, «del esfuerzo realizado por contener el gasto al tiempo que mantener los mismos servicios públicos, con la misma calidad y atención ciudadana».

El alcalde remarcó que se adelanta un año el objetivo que el ejecutivo se había marcado para el 2013. Según aseguró Roselló el ayuntamiento de Benissa ha conseguido reducir a la mitad el remanente de tesorería, que ya acumulaba 1'8 millones de euros.

El alcalde subrayó que el ahorro neto alcanzado por el consistorio benissero permite «conseguir la estabilidad presupuestaria, mirando con más optimismo el futuro económico de la localidad, ya que el municipio podrá recurrir a préstamos para realizar futuras inversiones», pese a que la normativa estatal lo impide.

Por otra parte, Roselló señaló que la deuda del ayuntamiento con entidades financieras, a 31 de diciembre de 2012, era de un 13% sobre el presupuesto total, 1,7 millones de euros.

Menos de la mitad

El primer edil hizo una cuenta fácil, ya que a los bancos de esa cantidad solo se debe 500.000 euros, y el saldo restante «corresponde a las obras del nuevo IES Josep Iborra que aunque con retrasos va abonando la Generalitat Valenciana».

Roselló avanzó que que la intención del ejecutivo es seguir siendo austeros.