Los comerciantes critican el descontrol de los mercadillos en Fallas y el daño a las tiendas

La asociación del sector alerta de competencia desleal y exige al ayuntamiento que ponga orden para evitar la mala imagen de la ciudad

I. D.VALENCIA.
Un vendedor ambulante, estas pasadas Fallas en Valencia. ::                             JESÚS SIGNES/
Un vendedor ambulante, estas pasadas Fallas en Valencia. :: JESÚS SIGNES

Ni las comisiones falleras ni los comerciantes, nadie ha quedado contento este año con lo sucedido en Fallas acerca de los mercadillos colocados en las zonas de más afluencia de público. Mientras que los primeros se quejaron de las trabas del ayuntamiento a la hora de conceder permisos, los segundos criticaron ayer justo lo contrario, es decir, el descontrol a la hora de inspeccionar estos puestos ambulantes, muchos de venta de alimentos y que carecían de permisos.

La Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana (COVACO) reclamó ayer mayor control sobre estos puestos, que en opinión de la entidad «perjudican al comercio tradicional y afean la imagen de la ciudad».

La presidenta de la entidad, Encarna Sanchis, abogó porque es ahora el momento de abrir un debate para «poner orden» y en la regulación de estos puestos ambulantes. De esta manera recoge la preocupación de las asociaciones del sector de la ciudad, quienes ven como «en Fallas estos puestos entorpecen la movilidad de los ciudadanos, generan malos olores en el caso de los puestos de alimentación, y perjudican a sus negocios».

Sobre la tramitación, el concejal de Fiestas, Francisco Lledó, aseguró este martes en el pleno que a partir del 5 de noviembre, todas las comisiones pueden tramitar los permisos para 2014 en lo que se refiere a zonas de fuegos, actividades y carpas», por lo que en su opinión no debería producirse ningún atasco ni demora en los permisos.

Eso sí, a preguntas de la concejala socialista Pilar Calabuig replicó que este año se han producido solicitudes «hasta el 7 de marzo», lo que en muchos casos ha impedido que se concedan los permisos. Además, cuando se trata de puestos de venta de alimentos, los requisitos son mucho mayores porque debe contener todas las obligaciones de la normativa sanitaria.

Así las cosas, se rechazaron tres ferias de la tapa, puestos de venta de comida y otras actividades, aunque el problema vino después al parecer. El Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos denunció este martes la falta de recursos y agentes precisamente en las labores de control, lo que fue rechazado por el concejal de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez.

Para Sanchis, hay que tener «en cuenta que el comercio, que durante todo el año paga sus impuestos, también contribuye a la celebración de estas fiestas, sobre todo con sus aportaciones y su colaboración con las fallas de barrio, y sin apenas beneficio», para considerar «un despropósito» que, pese a ello, se permita «una actividad que dificulta el trabajo de los comerciantes y que les haga competencia desleal».

En su opinión, la proliferación de chiringuitos estas Fallas «ha llegado a ser algo escandaloso» y lo «más preocupante es el poco control que se ejerce, especialmente sobre aquellas actividades que tienen que ver con la salud de las personas».

La presidenta de los comerciantes dijo que durante muchos años se ha respondido a este problema con «pequeños parches», y consideró que ha llegado el momento de abrir una reflexión conjunta para buscar una solución coordinada que garantice tanto la actividad de los comercios tradicionales, en igualdad de competencia, como los derechos y la salud de los consumidores. «Con un año por delante, el Ayuntamiento, los falleros y los comerciantes tenemos esa oportunidad».

Fotos

Vídeos