Fallece el retratista valenciano Sebastián Capella en California

El artista era miembro de la Academia de San Carlos desde 1985 y enseñaba pintura en la Universidad de San Diego desde 1966

S. P.VALENCIA.

Saguntino de nacimiento, valenciano de corazón y californiano de residencia, Sebastián Capella ha dejado de pintar de óleo sus lienzos para pasar a embellecer los del cielo.

El retratista, internacionalmente reconocido, falleció el pasado viernes en su residencia de California, en La Jolla, a la edad de 85 años. Vivió en ese estado norteamericano durante los últimos 45 años. Este es un lugar donde la mitad de la población son estudiantes universitarios y la otra mitad jubilados ricos.

Académico de la Real Academia de San Carlos de Valencia y miembro de honor de Lo Rat Penat, su formación la recibió en la Escuela Superior de Bellas Artes. Se caracterizaba por su dominio del dibujo clásico y de la representación y técnicas coloristas de la pintura al óleo.

El coste de sus retratos superaba con creces los 40.000 dólares. Entre sus creaciones, un retrato de los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, pintado en 1992, y otro del maestro Joaquín Rodrigo son dos de sus obras más famosas. Entre los personajes valencianos que plasmó en sus telas, además del maestro Rodrigo, se encuentra el que fuera presidente de Bancaja, Julio de Miguel, que disponía de tres retratos pintados por Capella y otros dos su sucesor, José Luis Olivas.

Sus retratos, realistas, con el toque especial que le confería a su obra, daba la sensación de que los modelos iban a salir de un momento a otro del cuadro para ponerse a charlar.

Heredero de los grandes pintores valencianos de finales del XIX y principios del XX, aunque se le conocía como el maestro del siglo XVII. Capella expandió su propio estilo de pincelada a la hora de afrontar un cuadro y, en especial, el retrato. También fue precursor en imprimir un estilo propio en el uso de la paleta y el tratamiento de la superficie de la pintura, lo que le concedía a sus lienzos una luz tan especial como particular.

Los expertos en pintura consideran que disponía de un gran sentido en el uso del espacio y, como buen mediterráneo, de la luz y de su libertad expresiva.

Apasionado por seguir con su obra e incluso por transmitir sus conocimientos, hasta hace bien poco todavía continuaba dando, algo que ha venido haciendo durante los últimos 30 años.

Sebastián Capella nació en 1927 en Sagunto y hasta 1947 cursó estudios de bachillerato y dos años de facultad. Entre 1949 y 1955 estudió Arte en la Escuela Superior de Bellas Artes de Valencia y el 31 de agosto recibió el título de profesor de Bellas Artes y el título de maestro.

Se marchó a Madrid y a París para ampliar sus conocimientos y en 1966 traslada su residencia a EE. UU., donde acepta un puesto de docente en la Universidad de San Diego, en California, donde estuvo durante tres años como instructor de arte y tres años más como profesor adjunto en la Universidad de San Diego.

Desde 1970 y hasta que falleció estuvo impartiendo clases particulares de dibujo y pintura en el Instituto de Arte de San Diego y en su estudio-residencia en La Jolla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos