«Los personajes pobres son los mejores para novelas históricas»

Ildefonso Falcones. /Txema Rodríguez/
Ildefonso Falcones. /Txema Rodríguez

El autor, que presenta 'La reina descalza' en Valencia, narra la creación del flamenco a través de las aventuras de una gitana y de una esclava negra Ildefonso Falcones Escritor

BURGUERAVALENCIA.

Entre 'La catedral del mar' y 'La mano de Fátima' vendió siete millones de libros. Ildefonso Falcones, abogado en activo, es también escritor de las novelas históricas españolas más leídas. Ahora prueba suerte con 'La reina descalza'.

-¿Qué le motiva para elegir los temas de sus novelas?

-Me gustaba la época de la esclavitud en Cuba, pero se me hizo cuesta arriba, de modo que me traje aquí a la esclava, a su música, que va con la cultura de la esclavitud negra. El libro narra la fusión de la música gitana y negra en lo que posteriormente se llamará flamenco.

-Es una historia muy femenina.

-Sí, busqué protagonistas mujeres. Si hablas de música, baile y cante, la sensibilidad y emotividad de las mujeres es más atractiva.

-¿Tiene que ver que ellas, además, sean más lectoras que ellos?

-No. Mi novela más vendida tiene un protagonista masculino.

-Parece que siente predilección por que los protagonistas de sus novelas sean colectivos sometidos

-Son comunidades que me producen empatía. En este caso, además, venía obligado. En 'La mano de Fátima' fue más elección, pero en 'La reina descalza' debía hablar de los gitanos si quería hablar de la creación del flamenco. Los personajes de extracción humilde, los pobres, te permiten contar una época, son los mejores para la novela histórica que describe a una sociedad.

-¿Hay puntos de coincidencia entre lo narrado en su novela y la realidad actual?

-La injusticia estaba permitida y bien vista en la época narrada en la novela. Nadie levantó un dedo por defender a los gitanos y la esclavitud estaba defendida hasta por la Iglesia, pero actualmente, la gran mayoría de la gente en el mundo Occidental no tolera el trato inhumano.

-¿Está ahora preparando una nueva historia?

-Estoy pensando. No tengo prisa porque también tengo otros compromisos profesionales.

-¿Cómo compagina la abogacía y la literatura?

-Con socios. No tiene más explicación. En la primera novela compaginé el bufete y la escritura. Fue muy duro. A partir de la segunda, comprendí que, o me asociaba, o moría en el intento. Ahora, sin ir más lejos, venía junto a mi socio en el tren. Él tenía un juicio en Valencia y yo quería promocionar la novela.

 

Fotos

Vídeos