Diputados del PP lamentan ante Bellver que el partido no defienda a los imputados

Recuerdan las palabras de Floriano de que la destitución se debe dar en caso de juicio y critican la estrategia sobre los sueldos

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.
Císcar y Fabra charlan en Les Corts con Clemente y Bellver detrás. ::                             TXEMA RODRÍGUEZ/
Císcar y Fabra charlan en Les Corts con Clemente y Bellver detrás. :: TXEMA RODRÍGUEZ

El portavoz del PP, Jorge Bellver, citó ayer por la mañana a su grupo para tratar de inyectar sosiego y terminó con una bancada en su punto de ebullición por dos asuntos: imputados y sueldos. Al final, fueron varios los que tomaron la palabra en público para mostrar su malestar. Las palabras del vicesecretario del PP Carlos Floriano de que se apartara a los presuntos corruptos de su cargo sólo en el momento en que se abriera juicio oral choca de frente con la doctrina Fabra, que defiende y ejecuta que sea en el momento de su imputación. Las palabras de Floriano fueron el asidero para varios diputados del PP para reivindicar su situación.

Los Díaz Alperi, padre e hija, fueron de los que se pronunciaron públicamente para denunciar la falta de cariño hacia aquellos cargos populares que arrastran una situación judicial delicada. Elisa Díaz, hija del exalcalde de Alicante e imputado en el caso Brugal, reclamó que se defienda la presunción de inocencia de todas aquellas personas a las que no se les ha abierto ni siquiera un juicio oral.

El testigo en el turno de intervenciones lo tomó su padre, Luis Díaz Alperi, que lamentó que la categoría de imputado se equipare ya con la culpabilidad. El exalcalde de Alicante es uno de los parlamentarios imputados en la causa abierta por el Plan General de Ordenación Urbana de Alicante. Alperi insistió, según varias fuentes consultadas, en que hay que respetar la presunción de inocencia de las personas afectadas por causas judiciales y lamentó que ni el partido ni el grupo ha cerrado filas para defender a sus cargos, que ni siquiera se han llegado a sentar en el banquillo.

David Serra, que fue destituido de su puesto en la dirección del grupo parlamentario por su imputación en Gürtel, apuntó que parece que el criterio del partido, tras las palabras de Floriano, no es el mismo que en la Comunitat Valenciana, donde la imputación es sinónimo de destitución en el cargo. Andrés Ballester, diputado por Alicante, también tomó la palabra para exigir más cariño a los diputados que pasan por un mal momento y son foco de las críticas sin haber sido condenados. La intervención de Ballester fue de las más intensas en defensa de varios de sus compañeros de partido.

Ricardo Costa tomó la palabra para recordar que en su día, cuando él era secretario general del partido, se pidió una auditoría externa a una consultora de las cuentas del PP valenciano (que no ha salido a la luz pero que desde la sede de la calle Quart aseguran que el documento confirma la legalidad de la gestión económica) y que se remitió la actividad económica del partido al Tribunal de Cuentas para que la revisara de nuevo.

Durante la reunión, también se le afeó al portavoz popular, Jorge Bellver, su gestión sobre los sueldos que cobran los diputados del PP al margen de la retribución de que perciben de Les Corts. Varios diputados consideran que cuando se destapó este asunto en octubre se podría haber puesto coto. Especialmente desde que el vicepresidente del Consell, José Císcar, exigió que se regularizara la situación. A Bellver se le echa en cara que por una mala estrategia haya vinculado los sobresueldos declarados en Les Corts con los presuntos pagos en B de Luis Bárcenas a la cúpula del partido de la calle Génova. «Sabíamos que eran sueldos legales y transparentes porque se declaraban pero hasta Bellver nos ha hecho dudar de nosotros mismos», señaló ayer una diputada.

Contener a la oposición

La parlamentaria Alicia de Miguel, una de las más veteranas de la bancada, también tomó la palabra para exigir al partido que saque pecho y que ponga se ponga en valor. De Miguel recordó, según las mismas fuentes, que no hay nada ilegal y que hay que combatir las críticas de los grupos de la oposición. El asunto de Miguel Soler, el asesor del PSPV que ha cobrado sin ir a trabajar, es uno de los ejemplos que ponen los diputados del PP como falta de intensidad de la nueva dirección. Bellver intentó tranquilizar los ánimos y apuntó que se articularan nuevas medidas de transparencia.