El IVAM tiene 257.000 euros para comprar obra en 2013, la mitad de lo que gastó con Gao Ping

El museo adquiere piezas en ferias internacionales y galerías españolas y también extranjeras, como la del presunto cabecilla chino de la 'Operación Emperador'

CARMEN VELASCO CVELASCO@LASPROVINCIAS.ESVALENCIA.
La directora del IVAM, Consuelo Císcar, en una de las salas del museo. / Txema Rodríguez/
La directora del IVAM, Consuelo Císcar, en una de las salas del museo. / Txema Rodríguez

MoMa de Nueva York, Tate Gallery de Londres y Pompidou de París están comprando obras de autores latinoamericanos y asiáticos. No todas las pinacotecas pueden aspirar a convertirse en museo enciclopédico, como el Metropolitan. Todo el arte no se puede adquirir. Por varias razones: presupuesto y espacio. Ningún centro expone su fondo artístico al completo ni pretende hacerlo. Dicho esto, tampoco ningún museo de arte contemporáneo, como los citados y otros tantos, renuncia a seguir creciendo y a adquirir obra.

En esta tesitura se encuentra el IVAM. El proyecto de ampliación está en el limbo porque, de momento, ha dejado de ser una prioridad para los responsables de la Conselleria de Cultura. No está abandonado, pero tampoco figura en la agenda. El presupuesto impone su hoja de ruta en el mundo del arte y la cultura: jerarquiza, ordena y ejecuta.

Este año la inyección económica a cuenta de las arcas de la Generalitat para l IVAM asciende a 6,13 millones de euros, frente a los 8,6 millones del anterior ejercicio. En los presupuestos autonómicos del Consell para 2013, el museo valenciano dispone de una partida de 366,540 euros para inversiones reales (frente a los 733.000 de 2012). Dentro de este apartado se detallan 257.650 euros para adquisición de obras de arte.

La directora del museo ya declaró públicamente que estas cifras no eran de su agrado. En la presentación de la programación actual, Consuelo Císcar afirmó: «Nunca estoy satisfecha con la asignación presupuestaria para el IVAM, pero la línea expositiva es interesante».

Con 257.650 euros las opciones de compra quedan evidentemente muy limitadas. Con tal presupuesto, por ejemplo, no se podrían haber adquirido las 61 fotografías que el IVAM compró a Gao Ping, el supuesto cabecilla de la trama china de blanqueo de capitales desarticulada en la llamada 'Operación Emperador'. Por estas instantáneas se pagó 440.000 euros en 2008, es decir, el doble de la asignación prevista para nuevos fondos del IVAM en 2013. Hace cinco años, la situación económica global distaba mucho de la actual. La pinacoteca valenciana invirtió en 2008 más de un millón de euros en incrementar su patrimonio artístico.

Los partidos de la oposición, sin embargo, no ven las cosas tan claras. Esta semana han cargado duramente contra esta operación. Después de tres meses de conocerse la compra al galerista chino, la Generalitat entregó a PSPV y Compromís el listado de las obras con el precio pagado por cada una de ellas. Critican la adquisición y dudan de si «ha existido un trato de favor de la directora del centro, Consuelo Císcar, hacia este presunto galerista, que la Fiscalía tendría que investigar».

La operación con la galería de Gao Ping fue avalada por seis miembros del consejo rector del IVAM (Tomás Llorens, Felipe Garín, Rafael Calvo Serraller, José María Lozano, Ricardo Bellveser y Ángel Kalenberg). Los integrantes del órgano rector consideraron de «decisión acertada» la compra porque con tal adquisición el IVAM se convertía en «una de las pocas instituciones públicas españolas que cuenta con una representación significativa y coherente de arte chino contemporáneo». Defendieron el procedimiento, ya que el consejo rector había aprobado tal operación.

Haciendo uso de su legítima defensa, Císcar públicamente argumentó: «Cuando compro obra a un galerista no sé si el galerista es traficante, y cuando voy a la carnicería no sé si en vez de matar animales en el matadero mata personas». La directora aseveró que las compras a Gao Ping fueron «correctísimas administrativamente», que el IVAM no ha incurrido en ninguna ilegalidad. La adquisición «legal» de las obras de autores chinos fue «una oportunidad» para nutrir los fondos del museo.

El negocio con el presunto cabecilla chino de la red de blanqueo de capitales no ha sido la única compra que ha levantado polémica en el IVAM. En 2003, el museo valenciano adquirió una serie de 12 pinturas sobre la actriz Marilyn Monroe, obra del artista valenciano Antonio de Felipe. De esta forma, el joven creador, que ya tenía presentes algunas obras en las colecciones del Reina Sofía y el Museo Thyssen, entró a formar parte de la colección del centro de arte valenciano.

Se trata de una serie con variaciones obre la figura de Monroe, de estilo pop y en las que destacan los colores vivos y llamativos. La pinacoteca pagó por ellas un importe de 132.000 euros, mientras que De Felipe donó otra obra, un autorretrato infantil con gran valor sentimental.

En aquel entonces fue Kosme de Barañano quien estaba al frente del centro cultural. La Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat remitió una carta de queja al presidente de la Generalitat, entonces Francisco Camps, mostrando su repulsa porque De Felipe «es uno de los peores artistas de nuestra Comunitat y de escaso ingenio, que raya en la simpleza, lo que da como resultado unas obras vacías de contenido y técnicamente deplorables, mala copia trasnochada del estilo Pop».

Viaje a Pekin

En la documentación que ha sido remitida a los partidos de la oposición sobre la operación con Gao Ping consta el gasto que supuso para el IVAM el viaje a Pekín con motivo de la exposición valenciana 'Arte y Deporte'. El museo pagó 17.872 euros por los viajes, y 16.617 euros por la estancia de la comitiva. En total, 34.489 euros. El centro cultural también desembolsó 57.000 euros para organizar la muestra con sus catálogos en Pekín.

La presencia exterior del IVAM como «embajador cultural de la Comunitat», señalan desde la Conselleria de Cultura, supone exportar arte. Desde 2004 y hasta 2012, el IVAM ha realizado 164 exposiciones en los cinco continente: 73 de ellas en América, 48 en Europa, 31 en Asia y 12 en África. Para este año, las colecciones del IVAM viajarán a 10 ciudades extranjeras: 'Las vanguardias rusas' (Cascais, Portugal), 'Identidad femenina' (Rosario, Argentina), Miquel Navarro (Miami, EE UU), 'Hohn heartfield. Fotomontajes' (Sao Paulo y Río de Janeiro, Brasil), Ignacio Pinazo (México, Santo Domingo y Lima), 'A-CERO vivir la arquitectura' (Sao Paulo, Brasil), Menchu Gal (Palermo, Italia), Francisco Solana (Cascais, Portugal) y Esculturas-Fuentes (Londres y Fortaleza). Estas exposiciones sirven de «proyección del IVAM y de los artistas», además de posibilitar intercambios entre museos.

Últimas compras

La situación económica impone sus números. Las cifras del arte ya no son las que eran. El precio de mercado de las obras varía cada año. Su valor crematístico oscila vertiginosamente víctima de lobbies y de especuladores. Sucede con los artistas vivos y con los que ya no respiran. Algunos expertos apuntan que ahora es buen momento para adquirir arte.

En 2012 el IVAM recurrió a las galerías para incrementar sus fondos. Adquirió dos esculturas de Jorge Oteiza en el espacio Lorenart de Madrid y pagó por ellas 271.000 euros. El próximo verano el museo tiene previsto una exposición con los dibujos eróticos del arista oriotarra (1908-2003).

En la última edición de ARCO se hizo con dos instalaciones: una de Eugenio Ampuria (de la galería madrileña Max Estrella) por la que se desembolsó 80.000 euros; y otra de Javier Arce (de la galería murciana T20) por valor de 11.000 euros.

La cuota valenciana en las últimas adquisiciones del IVAM corresponden a Anna Talens. La pinacoteca compró una obra sobre papel de la artista de Carcaixent por un precio de 3.000 euros. Además, de la galería Rosa Santos de Valencia se obtuvo una instalación de Teresa Cebrián valorada en 17.700 euros.

Todas estas piezas forman ya parte de los fondos del IVAM, que suma un total de 10.600 obras. El 65% de las mismas proceden de donaciones. Más que generosos han sido los artistas con la pinacoteca.