Siete diputados de Les Corts todavía no han intervenido en el pleno esta legislatura

Uno de ellos, el también vicesecretario del PSPV, Alfred Boix, ni siquiera ha tomado la palabra en las comisiones de las que es miembro

M. HORTELANOVALENCIA.

Quizá por timidez, afonía o, simplemente porque no tienen nada que decir. Lo cierto es que las voces de siete parlamentarios valencianos son todavía anónimas para el resto de sus compañeros de escaño en Les Corts. Ningún 'coach' del programa La Voz habría tenido oportunidad de girarse en su asiento si sus señorías hubieran sido participantes. Y es que los socialistas Alfred Boix, Víctor Sahuquillo, Ana Besalduch, Delia Valero y Vicent Arqués, y las de los populares Milagrosa Martínez y Rafael Ferraro, todavía no han pronunciado ni una sola frase en el pleno del Parlamento casi a punto de llegar al ecuador de la legislatura.

Según el Diario de Sesiones de Les Corts, cinco socialistas y dos populares todavía no han hecho uso de su turno de palabra en el hemiciclo. Ni para defender proposiciones de ley, no de ley, mociones o preguntas al Consell. Tampoco para defenderse, por alusiones, en caso de haber sido mencionados por otro parlamentario. De hecho, en la transcripción oficial de las sesiones plenarias de la Cámara son unos auténticos desconocidos para la base de datos. Un pequeño porcentaje, en el plantel de 99 diputados, que no han subido a la tribuna para defender ninguna iniciativa de sus grupos. Algo que no ha sucedido en las comisiones, donde todo ellos, a excepción de uno, han presentado, por lo menos, una pregunta a un miembro del Consell, o han defendido algún tema. Con una excepción. Con excepción de dos nuevas incorporaciones al hemiciclo, la popular Elisa Díaz Alperi (el el último pleno) y el socialista Jordi Valentí Martínez (a finales de noviembre) en sustitución de diputados que han dimitido y que, por tanto, no han tenido tiempo de intervenir.

El vicesecretario de Organización del PSPV y diputado autonómico, Alfred Boix, no ha pronunciado ni una palabra ni en pleno ni en comisión. De hecho, forma parte de la de Obras Públicas y Transporte, aunque en las últimas convocatorias ha sido incluso sustituido por algún compañero. También es miembro de las comisiones de Nuevas Tecnologías y secretario de la Mesa de la de Asuntos Europeos, estas dos últimas, no legislativas, que serán suprimidas en las próximas semanas porque formaban parte del grupo de órganos que no se convocaban con la frecuencia obligada.

El resto de sus compañeros que han enmudecido en Les Corts sí han intervenido, al menos en comisión. Por grupos, el socialista es el que se lleva la palma. Cinco de sus 35 parlamentarios no conocen todavía la sensación de subir al estrado de Les Corts. Sus únicas palabras conocidas son las que pronunciaron el día en que juraron o prometieron su cargo como diputados. Tres de ellos forman, además, parte de la directiva del PSPV (Boix, Besalduch y Sahuquillo), por lo que sus obligaciones en primera línea parecen dejarles poco tiempo para la tarea parlamentaria. Además de Boix, Ana Besalduch es la coordinadora de los diputados de Castellón y miembro de la dirección del grupo parlamentario y Víctor Sahuquillo es secretario ejecutivo de Acción Electoral. En el caso de Vicent Arqués, alcalde de L'Alfàs del Pi, su dedicación a la política municipal parece impedirle una mayor actividad en Les Corts. Pero, la diputada castellonense Delia Valero salió de la alcaldía de la localidad de Les Useres en las pasadas elecciones autonómicas y ahora compagina su cargo de portavoz municipal con su escaño en la Cámara. Eso sí, parece que dedica más tiempo a la política local, a juzgar por su falta de implicación en el grupo parlamentario. La participación de todos ellos en comisiones también ha sido testimonial, ya que excepto Boiz que no ha hablado, de los otros cuatro ninguno supera los doce turnos de palabra (cinco en el caso de Valero).

En el grupo parlamentario popular, formado por 55 diputados, sólo dos de ellos tienen inmaculado su cuadro de comparecencias, según el Diario de Sesiones de Les Corts. Así, la expresidenta de la Cámara y exconsellera de Turismo, Milagrosa Martínez, no ha abierto la boca en el más de año y medio que llevamos de legislatura. En comisión, su locuacidad tampoco ha sido mucho más extensa. Como única miembro de su grupo en la de Peticiones, sólo ha tenido que leer el Informe anual de 2011 del Síndic de Greuges. Su protagonismo se ha visto mermado en la Cámara a raíz de su imputación en la trama Gürtel por la adjudicación e los contratos de Fitur en su etapa como responsable de Turismo.

La acompaña en el cuadro de silencio parlamentario el histórico Rafael Ferraro, que, sin embargo, sí ha participado en la comisión de Obras Públicas, que preside.

Otros diputados como el socialista Javier Macho (con siete turnos de palabra) o las alcaldesas populares de Valencia y Alicante, Rita Barberá y Sonia Castedo, apenas han tomado la palabra (una por alusiones y la otra para hablar de la trama Brugal, en la que está imputada).

En el lado contrario, en el grupo de los más habladores, destacan los diputados de los partidos minoritarios, Compromís y Esquerra Unida. Con seis y cinco parlamentarios, es lógico que tengan que intervenir más y su número de turnos de palabra se dispare hasta los 254 de Mireia Mollà, la más parlanchina, seguida de cerca de su portavoz Enric Morera (248) e Ignacio Blanco, de EU, con 196. En el grupo popular, obviamente quien más toma la palabra es el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, seguido del veterano vicesíndic, Rafael Maluenda. En el PSPV supera al portavoz su adjunto Paco Toledo (106).

Fotos

Vídeos