El TSJCV deja a Rambla, Martínez y Such a un paso del banquillo por Gürtel

El juez los procesa por delitos de prevaricación y tráfico de influencias, junto a los cabecillas de la trama, Crespo, Correa y Pérez, tras la adjudicación de contratos de Fitur

M. HORTELANOVALENCIA.
Los procesados. Vicente Rambla, Angélica Such, Milagrosa Martínez, Álvaro Pérez, Francisco Correa y Pablo Cresoi. ::                             TXEMA RODRÍGUEZ/ DAMIÁN TORRES/  IRENE MARSILLA/
Los procesados. Vicente Rambla, Angélica Such, Milagrosa Martínez, Álvaro Pérez, Francisco Correa y Pablo Cresoi. :: TXEMA RODRÍGUEZ/ DAMIÁN TORRES/ IRENE MARSILLA

El exvicepresidente de la Generalitat Vicente Rambla y las dos exconselleras de Turismo Milagrosa Martínez y Angélica Such, están desde ayer a un paso de sentarse en el banquillo tras el auto dictado por el juez instructor del Tribunal Superior de Justicia (TSJCV), José Ceres, en el que acuerda su procesamiento por presuntos «delitos continuados» de prevaricación y tráfico de influencias en la adjudicación de los contratos de Fitur entre los años 2005 y 2009.

El juez da así por finalizada una de las tres ramas en que se divide la conocida como causa de la financiación irregular del PPCV, dentro de la trama Gürtel. En concreto, la que investigaba la adjudicación de los contratos de Fitur a la empresa Orange Market. A las exconselleras Martínez y Such, el juez también les atribuye un delito de cohecho pasivo impropio por haber recibido regalos por parte de la trama en su etapa en la Administración autonómica. Los tres son en la actualidad diputados autonómicos del grupo popular en Les Corts.

Con el auto de procesamiento, se abre un plazo de entre tres y diez días para que las partes califiquen y digan si procede la apertura de juicio oral o el archivo de la causa. El auto, es, además, recurrible. Fuentes conocedoras del proceso aseguraban ayer que, casi con toda probabilidad, no se abordarán los recursos hasta principios del nuevo año, al coincidir los diez días de calificación con las vacaciones de Navidad.

En sus conclusiones, el instructor sentencia que «las diligencias practicadas revelan un abanico y pluralidad de irregularidades en la mencionada contratación administrativa objeto de investigación, en la facturación y existencia de relaciones personales no habituales entre un adjudicatario y funcionarios o autoridades relacionadas, directa o indirectamente, con la contratación a la que concursa».

El magistrado también aprecia indicios de un delito de cohecho activo en los cabecillas de la trama Gürtel: Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez 'el Bigotes', además de en Cándido Herrero, Isabel Jordán y Mónica Magariños, a los que imputa tráfico de influencias, prevaricación, malversación, fraude a la administración pública y falsedad en documento oficial.

Por contra, el instructor archiva la causa para la exdirectora general de Promoción Institucional de la Generalitat, Dora Ibars, así como José Luis Izquierdo (empleado del grupo Correa), Mercedes Orts Cerdá (empleada de Orange Market), Rocio Perea (empleada de Special Events) y José María Casas Romero (jefe de contratación de la AVT).

Ceres considera que existen indicios para la concurrencia de un delito en las adjudicaciones de Fitur de 2005 a 2009 dado que «se realizó una aplicación intencionada de criterios que permitió las adjudicaciones continuadas a la misma mercantil», Orange Market. Según el auto del juez Ceres, «la sociedad Orange Market y sociedades vinculadas dieron lugar intencionadamente a una anómala facturación de sobrecostes para lo que tuvieron la colaboración consciente de los técnicos de la Agencia Valenciana de Turismo». Da por hecho «la existencia de una voluntad de favorecimiento en la adjudicación del concurso». Así, según el instructor, Álvaro Pérez, uno de los cabecillas de la trama, «en agradecimiento a las adjudicaciones concedidas y trato recibido por la AVT y las conselleras de Turismo, procedió a obsequiar con relojes» a ambas.

En el caso del exvicepresidente Vicente Rambla, Ceres estima en su auto que «podría ser partícipe en el control y adjudicación de contratos públicos a Orange Market, con base en algunas conversaciones telefónicas intervenidas». Además, Ceres asegura que «el mismo Rambla controlaría la adjudicación así como que cuando surgía algún problema con dicha contratación las personas vinculadas a Orange Market acudían a él para su solución». «Rambla tenía una estrecha relación personal con Álvaro Pérez que éste fue fomentando y de la que trató de aprovecharse, sabedor de que intervenía de alguna forma en nombre de la Generalitat en la decisión sobre los denominados Grandes Eventos que se realizan en la Comunidad Valenciana, pretendiendo obtener facilidades para la adjudicación en las referidas contrataciones». De hecho, en el auto se habla de «reuniones y conversaciones que no se limitan al ámbito exclusivamente personal» con Álvaro Pérez, en las que incluso ambos hablan de Fitur.

En el caso de la exconsellera Milagrosa Martínez, el auto señala que ella y su jefe de gabinete, Rafael Betoret, también imputado por la misma causa, «conociendo plenamente las irregularidades a que se daba lugar, aprobaron el gasto a través de cuatro expedientes de enriquecimiento injusto hasta entonces desconocidos en la AVT, y todo ello para favorecer los intereses de Orange Market y personas vinculadas a la misma». Ambos «adaptaron y modificaron el pliego» para que la empresa resultara adjudicataria».

A ella y a Angélica Such se les imputa, además, un presunto delito de cohecho pasivo impropio por haber aceptado regalos. En uno de los registros judiciales de la sede de Orange Market se encontró un listado de regalos a diversas autoridades, entre los que aparecían un reloj Hublot de 2.400 euros para Martínez y un cartier de oro por importe de 3.650 euros para Such.

Fotos

Vídeos