Cinco asociaciones valencianas de periodistas piden un colegio profesional

Las agrupaciones de la Comunitat reclaman una entidad colegial por la que también apuesta la FAPE, la federación nacional del sector

BURGUERA| VALENCIA

Cinco de las seis asociaciones (Asociación de la Prensa de Alicante, APA; Asociación de Periodistas de Castellón, APC; Mujeres Periodistas del Mediterráneo, MPM; Asociación Profesional de Periodistas Valencianos, APPV; y la Asociación Valenciana de Licenciados y Doctores en Ciencias de la Información, Avadolci) de periodistas de la Comunitat reclaman la creación de un colegio profesional. Todas excepto la Unió de Periodistes Valencians (UPV), la única de la provincia de Valencia federada en FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España), una institución a nivel nacional que, por su parte, sí apuesta por los colegios profesionales como fórmula «para defender nuestros derechos en estos momentos de alarmante precariedad», según señaló recientemente su presidenta Elsa González, que el mes pasado estuvo en un encuentro organizado en Valencia por MPM. Son más de 6.000 los periodistas que han perdido su empleo desde 2008, según la FAPE, y esta constante sangría propicia que las diferentes asociaciones busquen soluciones.

«Estamos a favor del colegio porque permitirán revalorizar la profesión, controlar el intrusismo y defender mejor la profesión», señala Héctor González, de la APPV, integrada por casi 200 miembros y que en julio presentó un informe en el que se defendía las ventajas de colegiarse.

Desde Castellón, el presidente de la APC, Basilio Trilles, asegura que su asociación «lleva años reivindicando la creación del colegio, pero otras organizaciones como la APA y la Unió no lo tienen claro, y eso que ambas, junto con nosotros, pertenecen a la FAPE. Mientras no haya un claro consenso, veo difícil que se logre el objetivo».

En Alicante, Pepe Soto, presidente de los periodistas asociados, cerca de 300, matiza la opinión de Trilles. «Estamos a favor del colegio, sería lo mejor, pero con consenso. En los tiempos que corren, el colegio regularía un oficio que no está amparado de ninguna manera. ¿Por qué un partido político o una multinacional sitúan a una persona como periodista cuando ni lo es ni respeta unos mínimos códigos profesionales?», se pregunta Soto.

También apoya colegiarse MPM, asociación vinculada a la FAPE y con casi un centenar de socias. Supresidenta, Marosa Montañés, considera que esta solución «contribuiría a dignificar la profesión», facilitaría la conciliación laboral y familiar, y mejoraría «las difíciles condiciones en las que se lleva a cabo la profesión».

Desde Avadolci, igualmente, se apuesta por colegiarse, una medida que debe ser aprobada por ley en Les Corts. ¿Y por qué no hay unanimidad? Según varias de las asociaciones proclives al colegio profesional, la resistencia de la Unió se debe a que algunos de sus miembros «ejercen sin la titulación y temen que no podrían integrar el Colegio». El presidente de UPV, Ximo Clemente, niega que ese sea el motivo «porque en otras regiones el país se han promovido colegios y se establecieron 'amnistías' para los periodistas veteranos».

Sin conflicto

«La posición de la Unió es siempre la de sus asociados. Y esa se decide en cada asamblea general, y en esas asambleas se ha votado en contra de un colegio de forma reiterada. La Unió nace precisamente como alternativa a estructuras monolíticas del pasado y no creemos que volver a modelos de representación obligatoria o única sea positivo ni para el periodismo ni para ninguna otra profesión», señala Clemente, quien admite que la federación nacional sí está a favor de colegiarse. «La posición de FAPE respecto a los colegios la respetamos. La posición de la Unió también es conocida por la federación y no supone ningún conflicto», indica el presidente de la UPV, que cuenta con 700 asociados.