Los alumnos que estudian en castellano obtienen mejores resultados académicos

Los programas de inmersión lingüística en valenciano son los que peores notas consiguen en las pruebas de rendimiento

JOAQUÍN BATISTAVALENCIA.
Los alumnos que estudian en castellano obtienen mejores resultados académicos

Un informe elaborado por la Conselleria de Educación establece que los alumnos de 4º de Primaria y 2º de Secundaria que cursan sus estudios utilizando como lengua base el castellano han conseguido mejores resultados en la evaluación diagnóstica que los que lo hacen con los dos planes actuales donde tiene un peso mayoritario el valenciano. De hecho, de las siete competencias examinadas en las dos etapas los primeros se imponen en cuatro y los segundos en tres, que son la matemática de Primaria y la de valenciano y francés de Secundaria.

Las conclusiones se han extraído tras relacionar los datos obtenidos en las citadas pruebas, realizadas entre los meses de mayo y junio, con los programas lingüísticos en los que está matriculado el alumnado. Se trata del Programa de Enseñanza en Valenciano (PEV), con la mayoría de asignaturas en esta lengua y pensado para valencianoparlantes, el de Incorporación Progresiva (PIP), que da prioridad al castellano, y el de Inmersión Lingüística (PIL), donde también se opta por el valenciano como lengua vehicular pese a tratarse de entornos donde el alumno no la utiliza de manera natural.

Una de las conclusiones más destacadas es que en todas las áreas examinadas los PIL quedan en peor lugar, mientras que los otros dos programas, mayoritarios en las aulas de la Comunitat, alcanzan registros más o menos parecidos, con diferencias de pocos puntos, si bien es cierto que hay un ligero predominio del PIP.

La diagnóstica evaluó a cerca de 90.000 estudiantes. En 4º de Primaria la media de resultados totales sumando todas las competencias se situó en 504 puntos para los alumnos matriculados en un PIP, en 499 para los del PEV y en 487 para los del PIL. En 2º de Secundaria, donde desaparecen los PIL (los estudiantes pueden continuar su aprendizaje en un PEV), la tendencia se invierte, aunque con datos semejantes. Los que estudian en valenciano logran 500 puntos de media, mientras que los que aprenden en castellano alcanzan los 497.

Si en lugar de fijar la atención en los resultados globales por etapas se hace en cada una de las competencias evaluadas la diferencia es más clara. En las lingüísticas de 4º de Primaria se imponen los PIP (508 frente a los 494 del PEV), mientras que en las matemáticas ganan los segundos (505 frente a 502). En ambos casos los PIL se quedan muy por debajo de los otros dos (483 y 493 respectivamente).

En 2º de la ESO, de las cinco áreas examinadas en tres se imponen los que estudian en español: matemáticas (502 frente a 501), castellano (505-494) e inglés (504 frente a 497). Los PEV lo hacen, por su parte, en la competencia lingüística en valenciano (520 frente a 496) y también en la de francés, aunque el número de alumnos que se examinaron de su conocimiento en esta segunda lengua extranjera fueron muchos menos (377).

El informe también evalúa a un grupo minoritario de alumnos que estudian en el programa básico, que es la excepción de la regla, pues se centra en zonas claramente castellanoparlantes y utiliza únicamente el castellano, si bien de forma voluntaria se puede impartir la asignatura de Valenciano. La estadística dice que en Primaria mejoran los resultados cosechados por los que están inscritos en el programa de inmersión, pero se quedan por debajo de los PIP y los PEV. En cambio, en Secundaria el rendimiento es bastante más bajo que en las dos líneas lingüísticas de la etapa.

Los programas PIL, en valenciano para castellanoparlantes, no tienen un hueco específico en el nuevo decreto sobre plurilingüismo aprobado por el Consell, que simplifica los tres actuales en dos: Programa Plurilingüe de Enseñanza en Castellano (PPEC) y el basado en el valenciano (PPEV), que entrarán en vigor a partir del curso que viene y serán los que tendrán que elegir los alumnos que se incorporen al sistema educativo.

El decreto dará flexibilidad, pues los centros, en función de sus recursos y el perfil del alumnado, podrá fijar las asignaturas que se imparten en cada una de las lenguas, aunque con unos mínimos y siempre con la autorización última de Educación. Las lingüísticas se darán en el idioma correspondiente (castellano, valenciano e inglés), aunque habrá que elegir una materia más en la lengua que no sea la base del programa. Es decir, los PPEC tendrán al menos dos en valenciano y viceversa, sin olvidar las dos asignaturas que obligatoriamente se vehicularán en inglés.