Una sentencia anula un plan urbanístico de 221 viviendas en Massarrojos

M. COSTAVALENCIA.

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) anula el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Valencia del 28 de julio de 2006 que adjudicaba el plan urbanístico Massarrojos Nord y la resolución que aprobaba el plan parcial del sector, sobre una superficie de 58.257 metros cuadrados y 221 viviendas.

El fallo especifica que en la tramitación del sector, que ya está urbanizado y con algunas de las viviendas construidas, no se incorporó estudio ambiental, a pesar de que el sector colindante del término municipal de Rocafort Masía de la Bonaigua tenía desde 2003 aprobado un estudio de impacto ambiental que protegía la masa arbórea de pinos.

La resolución tilda de «absurdo y arbitrario que la masa forestal no debe ser afectada en el sector residencial Masía de la Bonaigua en el término de Rocafort y esa misma masa no deba ser respetada en la Homologación y Plan Parcial de Mejora del Sector Residencial Massarrojos Nord, que es colindante y se trata de la misma masa arbórea».

El fallo también nombra dos informes que constan en el propio expediente, el de la arquitecta municipal donde se reclama el estudio y un informe del servicio de planeamiento que pone de relieve que «no se evalúa la afección de la nueva ordenación» sobre la vegetación existente.

El daño ambiental «podía haber sido mayor, ya que en la adjudicación del sector en la sesión plenaria del 28 de julio de 2006 que ahora se anula, se aceptó una alegación de la Sociedad Civil Particular Parque Santa Bárbara y del Ayuntamiento de Rocafort y se eliminó uno de los dos viales que atravesaban la masa arbórea protegida», denunció ayer el PSPV.

Por tanto, ahora el Ayuntamiento de Valencia «deberá motivar sus acuerdos, contestar el recurso de reposición y subsanar los destrozos ambientales causados por no tener en cuenta la normativa ambiental».

Dos años

La resolución judicial también critica «la tramitación del expediente» en cuanto «afea que el acuerdo plenario de 2006 se publicara en el BOP dos años después». En 2010 el Ayuntamiento aprobó la reparcelación de la zona, que incluía un jardín de 10.776 metros cuadrados y una zona deportiva de 2.662 metros cuadrados.

El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, recalcó ayer que el expediente contiene «un dosier de 2.000 folios de estudio de la masa arbórea afectada. La sentencia dice que el Ayuntamiento tiene que extenderse en esa motivación, fundamentarla más, y en eso van a trabajar los técnicos».