La policía lanzará otra campaña de multas contra ciclistas que circulen por las aceras

Las sanciones podrán llegar hasta los 500 euros e incluirán a quienes utilicen los auriculares o circulen por jardines

PACO MORENO ,VALENCIA
El puente 9 d'Octubre, en una jornada reivindicativa de ciclistas. / Jesús Signes/
El puente 9 d'Octubre, en una jornada reivindicativa de ciclistas. / Jesús Signes

El próximo diciembre, la Policía Local realizará una nueva campaña de control de ciclistas en la ciudad. Se trata de concienciar a base de multas selectivas para que no se circule por las aceras, ni jardines ni con auriculares.

Esas son los tres tipos de infracciones principales en las que caen los usuarios de este transporte alternativo, según indicaron ayer fuentes municipales. El pasado año se tramitaron más de 800 multas y la repercusión fue tan grande que se llegó a convocar una manifestación en protesta por la campaña.

Este año y como prevención, asociaciones como Valencia en Bici han colgado en su página de Facebook un llamamiento a que no se circule por las aceras. Así se pretende, comentó ayer Fernando Mafé, uno de los portavoces de la entidad, erradicar esta costumbre que perjudica a los peatones y, en el fondo, a los propios ciclistas porque se autoexcluyen de la calzada.

Las sanciones oscilarán entre los 90 y los 500 euros, según la gravedad de la infracción. La ordenanza de Tráfico define con claridad que los ciclistas no pueden ir por las aceras salvo que haya un carril bici, ni tampoco por los jardines si no hay una señalización que lo permita.

Aún así, el auge de Valenbisi, con más 110.000 usuarios en la actualidad, ha provocado que aumenten las quejas de los vecinos. La asociaciones de los barrios entregan esas protestas al Consistorio, que actúa en consecuencia en forma de campaña de multas.

La asociación Aula de la Bici, comentó Mafé, ha vuelto a organizar cursillos para aprender a circular por la ciudad, donde una parte sustancial de las enseñanzas son aquellas zonas por donde está permitido circular. Por ejemplo, siempre darán preferencia al peatón cuando vayan por una calle peatonal permitida, para lo que es necesario una anchura suficiente.

Uno de los elementos más importantes para la seguridad de los propios ciclistas es la obligación de llevar un elemento reflectante para que sean visibles al resto de conductores a una distancia mínima de 150 metros. Aunque la prenda más adecuada es el chaleco, la normativa no obliga a llevarlo.

La campaña policial se extenderá por toda la ciudad, principalmente en los accesos al centro y zonas de gran afluencia de ciclistas como los campus universitarios. Respecto al jardín del Turia, Mafé dudó de la efectividad del carril bici debido a la «acumulación» de equipamientos que hay en el viejo cauce.

El Ayuntamiento construyó con fondos del Plan Confianza un nuevo carril bici, en realidad dos itinerarios, pegados a los pretiles de las marginales. Se de la circunstancia de que el alumbrado se mantiene por la antigua ruta, en el centro del jardín, lo que complica todavía más el uso del nuevo itinerario.

Próximas inversiones

De cara al próximo Presupuesto, la previsión es aprovechar parte de las inversiones municipales para enlazar varios itinerarios de carril bici, actualmente aislados. Se trata de obras de escasa cuantía económica, aunque muy importantes para la circulación ciclista.

Quedará pendiente saber si las cuentas que presentará la alcaldesa Rita Barberá la próxima semana incluyen la ansiada ruta por la ronda interior, que compatibilizará el tráfico de coches con las bicicletas en calles como Colón, Guillem de Castro y Blanquerías, entre otras.

La Policía Local empezará el próximo día 19 y hasta el 13 de diciembre una campaña de control de las zonas de carga y descarga, por lo que posiblemente a continuación se realice la dedicada a la circulación indebida de ciclistas.

El fenómeno de Valenbisi también ha llevado a un aumento de los usuarios novatos, que carecen de experiencia y huyen del tráfico en la calzada. Mafé reclamó por esto la segregación de carriles para las bicicletas en las grandes avenidas, al igual que se hace en otras ciudades, donde incluso se permite ir en contradirección.

Las asociaciones ciclistas intentaron algo de esto con la reforma del jardín de la Gran Vía Marqués del Turia, con varias bicifestaciones reivindicativas. El Ayuntamiento descartó esta opción al aducir el riesgo de accidente que suponía en los giros de los cruces. También desestimó hace un carril bici en el bulevar central ajardinado.