El sueño del Ferrari World en Cheste se desvanece

La Generalitat sólo aceptaba una cesión temporal de los terrenos y tampoco quería perder la gestión del Ricardo Tormo El fondo inversor que prometió 945 millones tienta a otras ciudades españolas como Zaragoza o Málaga

REDACCIÓNVALENCIA.
Acceso al Ferrari World de Abu Dabi, que abrió sus puertas a finales de 2010. ::                             JUNAMA EL HELOUEH/REUTERS/
Acceso al Ferrari World de Abu Dabi, que abrió sus puertas a finales de 2010. :: JUNAMA EL HELOUEH/REUTERS

El parque temático de Ferrari está cada vez más lejos de Cheste. El fondo de inversión que prometió 945 millones de euros en el entorno del Circuit y la Generalitat no han acabado nunca de entenderse. Ni en los plazos ni en las condiciones. Al Gobierno valenciano evidentemente le interesa una iniciativa de esta índole, pero nunca ha terminado de confiar en Castro Kathib. Y a su vez el empresario israelí ha pedido unas contraprestaciones que no ha recibido. La cuerda se ha tensado tanto que a día de hoy está rota.

Cuando ha llegado el momento de firmar el acuerdo, el fondo de inversión ha alegado mayor intensidad de la crisis para dejar el proyecto aparcado. Otras fuentes apuntaban ayer a LAS PROVINCIAS que el empresario israelí ha tentado a otras ciudades españolas, como Zaragoza o Málaga, que desde hace tiempo también han estado interesadas en el Ferrari World. Otro posible emplazamiento era Palma de Mallorca -donde antes incluso se habló de un posible circuito de Fórmula 1-, aunque quedó descartado hace tiempo.

Las conversaciones entre el Gobierno valenciano y el fondo de inversión se han prolongado durante más de un año. El primer contacto entre Castro Kathib y el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se produjo en julio de 2011. El empresario comunicó que representaba a un fondo de inversión en el que participaban Credit Suisse Bank y Banco Santander. Además, decía tener una licencia de Ferrari para construir el primer parque temático de la marca en Europa, de características similares al que está abierto en Abu Dabi desde 2010.

Las grandes desavenencias se han concretado en los terrenos donde debía implantarse el parque de atracciones y la gestión del circuito de Cheste. El proyecto debe abarcar alrededor de 400.000 metros cuadrados, una superficie que hay disponible en el entorno del Ricardo Tormo. La negociación se enquistó cuando las instituciones valencianas se negaron a regalar este suelo, valorado en dos millones de euros, a los promotores.

Mientras el fondo de inversión pretendía la cesión de los terrenos, la Generalitat y el Ayuntamiento de Cheste accedían a una concesión por entre 30 y 40 años. El otro punto de fricción ha sido la gestión del Ricardo Tormo, con un valor estimado en unos 30 millones de euros. El Gobierno valenciano se ha mostrado siempre reacio a perder el control de la instalación pública, de la que dependen también tanto las escuelas de motociclismo (Cuna de Campeones) como las de karting.

En sus declaraciones públicas, los responsables autonómicos (el presidente Alberto Fabra y la consellera Lola Johnson) han admitido conversaciones para implantar el Ferrari World. Asimismo, se ha mostrado el deseo de que la iniciativa se llevase a cabo, teniendo en cuenta el volumen de inversión y los empleos directos que generaría. «Ante la posibilidad de una inversión como esta, ayudaremos en todo lo que podamos. Es una buena noticia que se plantee para esta región inversiones en grandes proyectos como éste», afirmó Johnson a principio de septiembre.

No obstante, la sensación ha sido siempre de desconfianza, teniendo en cuenta la cuantía de la inversión en un periodo de crisis mundial. Y precisamente a esto ha aludido el fondo de inversión para dar un paso atrás. Ante esta decisión, la Generalitat también trata de dejar abierta la puerta.

En todo caso, habría que realizar un estudio de viabilidad. En primer lugar, plantearse si el parque sería rentable, teniendo en cuenta otros recintos temáticos en España y el hecho de que el de Abu Dabi tampoco acaba de tener un número de visitantes espectacular. Además, en Europa ya existe un lugar de peregrinaje para todos los aficionados de Ferrari: Maranello, la factoría del Cavallino en Italia. De cualquier manera, el proyecto estará en el candelero este mismo mes durante las Finales Mundiales.